Cuando hablamos de deportes juveniles con una mirada a un desarrollo en una selección universitaria debemos poner atención en la preparación. A diferencia de muchos países la preparación de fuerza, movilidad, resistencia, velocidad o cualquier otra habilidad es casi nula. Los deportistas jóvenes o en categorías juveniles han pasado por un proceso de sobre especialización de muchos años.

En el momento en el que buscan formar parte de un equipo universitario, muchos preparadores físicas se topan con la parte de un mal ‘background’ de entrenamiento. Muchos deportistas (en especial hombres) sólo han entrenado biceps y pecho en el gimnasio y nula actividad en pista.

Para los pocos atletas que vienen con una preparación previa es un poco más sencillo. Ellos comenzarán con una base superior a la de los demás.

Buscando evitar que esto siga sucediendo, mostramos 3 errores comunes con el fin de crear consciencia en los atletas en categoría juvenil.

No entrenar para un deporte.

Mickey Marotti, un entrenador muy conocido en el Fútbol Americano Colegial en Estados Unidos y Director Asistente del Rendimiento Atlético de la Universidad Estatal de Ohio comentó esto sobre los deportistas que llegan a su universidad.

“Tienes atletas en diferentes extremos. Un grupo está cerca del sobre entrenamiento por tanto practicar un deporte y cero desarrollo de fuerza.”

“Luego tiene otro grupo que sólo ha trabajado gimnasio y no se ha enfocado en hacer ejercicios para su deporte.”

Simplemente elegir ejercicios al azar en el gimnasio no te llevará a ningún lado. Muchos jóvenes se enfocan en la parte estética y no en lo funcional en el deporte. También existe el caso de deportistas que no pueden si quiera soportar su peso corporal.

También te puede interesar: Ser Fitness versus Ser atlético.

En realidad, muchos atletas necesitan hacer el entrenamiento de fuerza una prioridad. Ya que es una habilidad junto con la potencia y la velocidad críticas para el deporte.

Es necesario un plan de entrenamiento que no sólo se enfoque en hacer músculo, también debe tener en mente las habilidad y movimientos que son predominantes en la disciplina.

“Se trata de dónde comienza un atleta, dónde va a terminar y cómo va a llegar allí. En eso se basa el programa de la Universidad.”

añade Marotti.

Hacer demasiado.

Muchos jóvenes piensan que entre más hagan, será mejor. En el caso de hacer mas arrancones y pensar que eso eventualmente nos hará más rápidos. O sólo hacer más y más series para ser más fuertes en el gimnasio. Desafortunadamente eso no funciona así.

Hacer de más puede llevarnos a sobre entrenarnos, donde todo nuestro trabajo se perderá. Al igual que en el punto anterior, hacer cosas porque las ves en Internet es una receta para las lesiones.

También te puede interesar: Más es mejor; un mito que nos está haciendo daño.

Este punto también se aplica en sólo jugar un deporte al año. La practica de muchos deportes es ampliamente recomendada ya que deja descansar ciertos músculos entre cada torneo. Sin embargo también se necesita un periodo en el cuál debas de enfocarte a ser más fuerte.

En ocasiones menos es mejor. No es la cantidad de cosas, deportes o actividades que tengas, sino la calidad que les pongas.

 

 

Ignorar el cuello.

 

Una de las partes más fáciles de ignorar es el cuello. No hay manera real de medir la fuerza del cuello y no es como si estuvieras compitiendo con tus amigos para ver quién tiene el cuello más fuerte a comparación de otros ejercicios.

Si eres de las personas que constantemente está viendo ESPN podrás ver que las conmociones son de las lesiones más complicadas de nuestro tiempo.

Tener un cuello fuerte ayudará a distribuir la fuerza que recibe tu cabeza durante un impacto. Haciendo que se mueva más lento. Teóricamente será menos fuerza la que se transfiere al cerebro; reduciendo la gravedad de la conmoción cerebral o previniéndola completamente.

Un estudio publicado en 2014, sustenta esta teoría. Aunque no practiques un deporte de contacto, más vale prevenir.

Comentarios