Hay muchos atletas con un increíble talento que nunca pueden llegar al máximo de sus capacidades y sobresalir; no sólo en la parte física. Pueden existir muchas razones de esto. A lo largo de este artículos nos enfocaremos en 3 obstáculos en la parte mental. Si no se abordan de manera correcta, estos obstáculos pueden dañar, en el largo plazo, el desarrollo de un atleta con mucho potencial.

También te puede interesar: Las reglas de oro por Bob Bowman.

Distracciones.

Existen muchos factores que pueden distraer a un atleta el día del juego; muchos de estos están fuera del control de la persona. Estos incluyen pero no se limitan a:

  • La posición
  • El tiempo de juego
  • El oponente
  • Los aficionados
  • Las expectativas de los padres
  • La presión de los compañeros
  • El cansancio
  • La perspectiva

Si alguno de estos se aparece el día del juego, el rendimiento se puede ver afectado. Si juntamos más de una, la ecuación se complica bastante.

La solución: Disciplina. Enfocate en lo que puedes controlar.  Dar tu mejor esfuerzo, hacer ajustes y comprometerte con tu preparación. Esto puede ser algo tan sencillo como ser puntual

Emociones.

En mi opinión, las emociones que peor nos pueden sabotear es el miedo y la frustración. Los dos nos llevan a un momento de ira; donde nuestra parte racional se minimiza. Con esta emoción tomando el control, un atleta se vuelve irracional, lento para responder, negativo y menos comprometido.

La solución: Madurez emocional.  Cuando ocurre una adversidad, el atleta que más rápido puede ajustarse es el que destaca. Los atletas que poseen esta cualidad no sólo reaccionan mejor al momento de jugar, también al momento de aprender y cambiar la actitud hacia lo que pasa en el juego.

Presión.

La presión se genera tanto internamente como externamente. En la parte interna se puede relacionar fuertemente con la falta de confianza en la habilidades que uno posee. Para la parte externa, podemos ver el factor padres o entrenador que ha condicionado esa conducta una y otra vez y que en un partido se repetirá.

La solución: Preparación. Cuando un atleta tiene tiempo para prepararse mental y físicamente antes del juego, es probable que la presión tenga un efecto menor. Todos los atletas tendrán formas distintas de prepararse. Sin embargo, el objetivo final es el mismo.

Si te sientes fuerte, listo, inteligente y confiado, tendrás el poder de hacer lo que soñaste los días previos al juego. 

Comentarios