Participar en una disciplina deportiva brinda a los estudiantes la oportunidad de destacar. Esto mientras obtienen una educación integral. Sin embargo, ser un estudiante-atleta es mucho más que ir a clase y practicar deportes.

También te puede interesar: Cosas que los entrenadores deben dejar en el deporte.

Las universidades se enfocan en proporcionar a los jóvenes una experiencia para aprender, crecer y desarrollarse en todos los aspectos de sus vidas. Para ser un estudiante-atleta exitoso que sobresalga en el salón, en el campo y en la comunidad, debes dominar estos aspectos.

El primero y más importante; la Escuela.

La razón para asistir a la universidad es obtener una educación sólida. Esta viene por medio de una carrera profesional para ayudar a construir una vida para ti después de la graduación. Equilibrar tus responsabilidades académicas será importante si quieres tener éxito en tus esfuerzos atléticos. Si no estás haciendo lo que debes en el salón, no tendrás la oportunidad de jugar en el campo, cancha, alberca, etc.

Algo que notarás es que el número de unidades esta relacionado con el tiempo que tienes que dedicarle a cada materia. Entre más unidades o materias metas, más tiempo debe ir dedicado al estudio.

Haciendo cuentas sencillas, debes destinar entre 25 y 30 horas adicionales de tu tiempo cada semana para la escuela. Cerca de 1/3 o 1/2 de tu tiempo en el campus o facultad debe estar destinado a la escuela.

El segundo; el deporte.

Cuando se trata de importancia, si la escuela es #1, entonces el deporte es #1.1.

Obviamente hay expectativas sobre ti de parte tus entrenadores, compañeros, escuela y de ti mismo. Algo que puede ser una gran presión para un individuo. Por lo que es esencial poder administrar esas expectativas.

El primer paso es comprender el tiempo que necesitas dedicar al deporte. En el punto anterior tocamos el tema de las horas que se le debe dedicar aproximadamente a la escuela. Cuando hablamos de deporte debes considerar estas actividades:

  • Prácticas.
  • Horas en gimnasio.
  • Horas de acondicionamiento.
  • Especialización individual.
  • Video y estudio de oponentes.
  • Entrenamientos adicionales.
  • Reuniones de equipo.
  • Rehabilitación.
  • Servicio becario (en caso de que aplique).

Pueden ser muchas horas a la semana.

Se espera que representes a la escuela de buena manera. Se deben seguir las reglas del equipo y la escuela. También tendrás que hacer sacrificar algunas cosas que los estudiantes regulares vivirán. Probablemente deberás negociar tus horarios debido a las competencias o juegos que tengas.

Agregando puntos, tendrás que hacer las tareas o reponer el trabajo en clase cuando todos estén durmiendo; no puedes usar el entrenamiento como excusa para faltar a las clases.

Dicen que jugar deportes en la universidad es como un trabajo.

El tercero; vida social.

Tu vida social constituye la parte final de la experiencia universitaria. No puede ser solo escuela y deportes las 24 horas, los 7 días de la semana; o te volverás loco. Necesitas hacer tiempo para tus amigos y encontrar tiempo para alejarte de los primeros 2 puntos.

Sin embargo, la escuela y los deportes siempre tendrán que presentarse antes que tu vida social. Así que asegúrate de tener tus prioridades correctas. La cereza del pastel son todos esos momentos que vivirás con tus amigos, ya sea de equipo o de escuela. Todos necesitamos tiempo para relajarnos. Asegúrate de encontrar tiempo para ser una persona de la universidad.

Conclusión.

Encuentra la escuela que te proporcionará la mejor experiencia universitaria académica, atlética y personal. La escuela que finalmente selecciones debería ser aquella en la que te desarrollarás en todos los aspectos de tu vida.

Comentarios