La forma en como te visualizas y como imaginas las cosas son muy importantes en la manera de alcanzaras tus metas. Debes buscar tu propia imagen y como te gustaría verte en un futuro. Al igual que cualquier otro músculo de tu cuerpo, debes entrenar tu mente.

Para poder lograr una buena visualización de ti mismo debes reconocer tus talentos y habilidades; esas que te ayudan a jugar de forma correcta y que pueden marcar la diferencia entre la personas que eres y en la que te quiere convertir. El hecho de reconocer tus puntos fuertes ayuda a que realices las cosas con mayor confianza.

RELACIONADO: Cómo detonar la confianza y motivación en atletas.

¿Alguna vez has notado que cuando dudas de ti mismo, tu cuerpo se tensa? Esto es gracias a una palabra: el miedo.

El miedo generalmente se asocia con lo negativo. Esto es porque las cosas que tememos típicamente son “malas”. Ejemplos de esto es:

  • Cometer errores.
  • Perder el balón contra un jugador del equipo contrario.
  • No acertar un tiro.
  • No hacer una lectura correcta de la defensa.

Otro ejemplo, menos común, es el miedo al éxito. Muchas más personas de las que tu crees tienen miedo de lograr sus objetivos y alcanzar sus sueños.

Existen situaciones en las cuales nos enfocamos tanto en cambiar los resultados que las cosas salen en mal. Si no enfocamos en cambiarnos a nosotros mismo, los resultados vendrán.

También, he visto en muchas ocasiones que las personas dejan de soñar en grande por no creer que ellos son capaces de lograrlo. Espero que al final de este blog entiendas lo poderosa que puede ser tu mente.

Cómo funciona tu mente.

Tu mente tiene dos caminos, las cosas que le traen felicidad y las que hacen sentir dolor. Nadie busca el dolor, sin embargo si forzas la felicidad terminarás en el camino del dolor. Muchos atletas desean con todo su ser poder ganar; sin embargo eso termina en que no disfrutan el juegan y terminan haciendo el trabajo de los demás. No con malas intenciones pero es algo egoísta ya que no estás confiando en los demás ni en el trabajo de los entrenadores.

Cuando estás tan preocupado(a) por que las cosas salgan bien en las practicas, juegos o en el gimnasio, el entrenamiento termina siendo la peor parte de tu día. Y lo peor de todo es que se pasa a otras áreas de tu vida. Si entrenas mal probablemente estarás de mal humor con tus amigos, pareja, en clases o en el trabajo. Lo malo viene cuando piensas que tu día no mejorará.

El miedo de que cosas buenas no sucedan está relacionad con una falta de confianza. Normalmente, cuando las cosas nos salen mal, vienen preguntas como:

  1. ¿Y si no soy tan bueno?
  2. ¿Si no logro esto mis papás se enojarán?
  3. ¿Tal vez debería de dejar este deporte?

Este tipo de pensamiento, y te lo aseguro, sólo te conducirá a ser infeliz.

Cómo evitar el miedo.

Muchos jugadores odian perder más de lo que les gusta ganar. Esto puede ser parcialmente bueno o malo, dependiendo de cómo lo quieras ver. Los errores que cometemos a lo largo de nuestra vida no nos marcarán para siempre. Es de suma importancia que cada atleta entienda, que un error bien direccionado, se convierte en un paso más para alcanzar nuestros sueños.

Pongamos un ejemplo.

Me encuentro en un partido de Basketball; tengo que hacer un tiro de 3 puntos para ganar el partido. Desafortunadamente lo fallo.

Hay dos posibilidades aquí. Me puede sentir mal, deprimirme e incluso llorar porque no lo logré o analizar por qué no pude hacer el tiro. La primera opción me llevará por mucho dolor y como vimos anteriormente lo mente lo querrá evitar. Terminaré pensando en que no soy lo suficientemente bueno o que deba de dejar el deporte que amo. La segunda opción, si se lleva de forma correcta me obligará a reconocer mis áreas de oportunidad pero también lo hará con mis fortalezas, y eso me dará confianza. Esta visualización de un “Yo” más capaz estará marcando la diferencia en las cosas que yo deseo.

La mayoría no entiende que, la impresión de uno mismo es un reflejo directo de cómo te ves en el exterior. Te conviertes en tus pensamientos.

Sacrifica tus deseos y miedos de corto plazo por los resultados a largo plazo. Para esto tus puntos fuertes serán la clave de su éxito. Debes creer en tus fortalezas y usarlas para moldear tu visión. Ver crecimiento. Visualiza que te estás convirtiendo en el jugador que has querido ser.

Un poco de tarea.

1. ¿Cuáles son sus tres puntos fuertes?

2. ¿Cuál es una debilidad que planeas mejorar para la próxima semana? y ¿Cómo piensa mejorarla y mantenerte comprometido(a)?

3. Si estás dando lo mejor cada día, encuentra a alguien que necesite de ayuda para ser su mejor versión y ayúdale.

Comentarios