Existen diferentes factores que pueden afectar de manera negativa nuestro rendimiento. Entre los más comunes se encuentra el miedo, bloquearse mentalmente y la ansiedad. Vamos a definir cada uno para entender sus diferencias.

  • Por definición, el miedo es una emoción desagradable causada por la creencia de que alguien o algo es peligroso, que puede causar dolor o una amenaza (Webster, 2017).
  • Un bloqueo mental es la incapacidad de recordar algo específico o realizar alguna acción mental (Webster, 2017).
  • Tener ansiedad es un estado o condición de nerviosismo o miedo que impide o afecta adversamente la actividad que se intenta (Webster, 2017).

También te puede interesar: El lado psicológico de una lesión deportiva.

Yendo más a fondo.

Los entrenadores, atletas y padres que no pueden explicar el miedo a menudo lo confunden con un bloqueo o ansiedad; especialmente si aparece “de la nada” o sin razón conocida.

En este artículo hablaremos de ese miedo “repentino” que a menudo se asoma en la mente del atleta. Al explicar cómo sucede y luego qué hacer nos aseguraremos de que el atleta siga dando su 100%.

Hay que aclarar que si un atleta no puede hacer algo que antes si, no significa que el atleta esté “roto” y se necesite “ser reparado”.

Cuando experimentamos un estrés excesivo, ya sea por preocupaciones o circunstancias externas, nuestros cuerpos activarán esta reacción fisiológica llamada “luchar o huir”. Cuando esta reacción se activa, nuestro temor es exagerado. Nuestro pensamiento está distorsionado. Vemos todo por miedo a un posible peligro. Estrechamos nuestro enfoque a aquellas cosas que pueden dañarnos. El miedo se convierte en la lente a través de la cual vemos el mundo. (The Fight or Flight Response – NeilMD.com).

Vamos a transferirlo al deporte. Una persona promedio no permitirá que le arrojes una bola de beisbol a la cara y permanezca dentro de la caja de bateo sin moverse. Un atleta que ha sido entrenado para mantener su vista en el lanzador, la pelota y confiar en su propio instinto lo hará. Toma al mismo atleta que recibe un golpe en la cara con esa bola. Él todavía se mantendrá en la caja porque entiende “qué” causó el accidente. Ahora, después de un par de golpes, el atleta comenzará con algunas dudas y comenzará a moverse en la caja.

Lo que está sucediendo es que su cuerpo está experimentando una reacción fisiológica al no ser capaz de responder naturalmente a la respuesta de “lucha o huir” para la que fuimos diseñados y se congela.

Lo que su cuerpos le están diciendo es, bueno, no me vas a sacar de esta situación insegura, entonces simplemente no voy a dejarte actuar hasta que lo hagas.

Cómo tratarlo.

Cuando se trabaja con atletas que están “congelados”, primero hay que tener una idea clara de lo que ocurrió antes de que se congelaran.

Debido a que todos los atletas son diferentes, el proceso de recuperación específico para ayudar a los atletas variará. El proceso de recuperación implica tiempo, paciencia y comprensión por parte del entrenador, el atleta y los padres. Siempre regrese a lo básico y analice las habilidades y asegúrese de que el atleta esté en un entorno cómodo una vez más.

Comentarios