El verano esta terminado, pero eso no significa que no existan días con temperaturas altas. El calor dificulta considerablemente el entrenamiento. Sin embargo aquí hay 4 beneficios de entrenar en un día caluroso, al igual que recomendaciones para que sea seguro.

Siempre y cuando se haga de forma segura, el entrenamiento en climas calurosos no sólo puede ser divertido, sino que podría hacerte un mejor atleta a largo plazo.

También te puede interesar: ¿El entrenamiento de peso corporal es suficiente?

A continuación de los beneficios de entrenar a altas temperaturas.

Mejora el rendimiento físico y mental.

Se ha comprobado que el entrenamiento con calor durante un cierto período de tiempo (por lo general de 1 semana a 10 días) mejora el rendimiento tanto en climas fríos como en cálidos. En algunos estudios, se mostró una mejora de 4% a 8%. Para los atletas competitivos, esto podría significar la diferencia entre ganar el primer lugar.

Acostumbrarte a entrenar en el calor te da una buena ventaja competitiva. Ya sea que la competencia empieza fresca y después aumenta la temperatura o todo el tiempo está a tope, estarás listo físicamente. Mientras que tu competencia empiece a perder concentración por la temperatura, tu estarás al 100.

Mejora el flujo sanguíneo.

La sangre transporta nutrientes y oxigeno. Estos alimentan y reparan las fibras musculares que se encuentran trabajando a lo largo del entrenamiento. Al igual que la resistencia, con el paso del tiempo nuestra capacidad para economizar la energía y recuperarnos será mayor.

Se obtiene vitamina D.

Diversos estudios han publicado una deficiencia importante a lo largo de la población en vitamina D; tales como Journal of Clinical Endocrinology and MetabolismLas razones pueden ser varias, una de ellas es que la gente ya no sale a la calle. La vitamina D la obtenemos del sol. Esta también es fundamental para la salud ósea; también en el aumento de la grasa corporal y la disminución de la fuerza muscular. Es importante. Medir la dosis que recibes del sol es saludable; no te olvides de usar protector solar.

Se entrena bajo condiciones específicas de competencia.

Existen competencias o deportes que duran muchas horas. Un ejemplo de esto son los maratones, triatlones, juegos de tenis, etc. Estas competencias se caracterizan por llevarse a cabo a lo largo del día. Lo que significa que puedes estar participando con un calor tremendo y después con una brisa tranquila en la tarde. Como lo supones lo más pesado es el momento intenso de sol. Si estás acostumbrado a las condiciones más extremas, será pan comida y también será más fácil concentrarse en la exigencia de la competencia.

Cómo entrenar en el calor.

Los beneficios que acabamos de mencionar pueden ser fácilmente compensados ​​por los riesgos para aquellos que no estén tomando las precauciones necesarias. Los atletas jóvenes deben evitar la actividad extenuante en el calor por completo. Ya que sus sistemas de termorregulación no han madurado aún. Causando una respuesta retrasada y la capacidad de reaccionar y proteger el cuerpo del calor y la humedad.

Otro factor de suma importancia y que no se debe tomar a la ligera es la hidratación. Si un atleta no está bien hidratado disminuirá su rendimiento y pondrá en resigo su salud a lo largo de entrenamiento.

Comentarios