Existen cientos y cientos de equipos infantiles en nuestro país en todas las disciplinas deportivas. Esto es bueno ya que nos da la posibilidad de elegir pero, cuando se trata de escoger un equipo ¿En que debemos de fijarnos?

En mi opinión todos los deportes son de equipo; incluso los individuales. Los padres, entrenadores y jugadores o jugador(a) se unen para sacar el mejor resultado. Ahora ¿Como saber si estoy en un buen equipo?

También te puede interesar: 7 preguntas que todo padre debe responder.

Como entrenador, aquí algunos puntos a los que debes estar enfocando a tu equipo. Como padre, las características que debes buscar en un club u organización. Estos no siempre pasarán pero cuando lo hagan, será un indicio de excelentes personas como entrenadores.

No aceptar un “No” por respuesta cuando se trata de creer en los niños.

Confiar y creer en alguna persona lo empodera. Lo mismo ocurre con los niños y los jóvenes. Cuando un atleta tiene un mal desempeño – porque a en algún momento a todos les pasará – un entrenador debe mostrarle porque sus errores NO lo definen. Aún no he conocido a un atleta que, cuando se le da las herramientas no puede sobresalir y tener éxito. Los buenos equipos se enfocan en lo positivo y afirman las cualidades de los jugadores.

Un buen equipo no permite que sus jugadores se queden en sus errores; mas bien los ayudan a sobresalir.

Aceptar las pequeñas victorias o el éxito individual.

Muchos entrenadores y padres pasan por alto las pequeñas victorias. Y es que en ocasiones le prestamos nuestra atención de los goles, canastas, Touchdowns, Home-runs y otras anotaciones al final de los juegos. No está mal disfrutar todos estos momentos pero existen otros que también merecen nuestra atención.

Tal vez es difícil pensar en uno ahorita pero que un jugador logré coordinar un movimiento o hacer una jugada es algo de aplaudir y reconocer. Cuando todos los jugadores aprenden a jugar en equipo y no de manera individual es otro éxito.

Un buen equipo no se olvida de celebrar los pequeños detalles, a los individuos y la individualidad de cada persona en el equipo.

Entender que son niños y jóvenes.

A pesar de ser muy apasionado por un deporte es importante entender que los niños y jóvenes no son profesionales que viven del deporte. Reírse – en el momento apropiado – es algo bueno. El trabajo y la diversión pueden existir al mismo tiempo. Los equipos que no son tolerantes con ciertos momentos “divertidos” son lo que no pueden tomar un error como un camino para mejorar. El deporte infantil debe ser divertido.

Ver el potencial en un niño cuando nadie más lo hace.

Primero que nada ¿Qué es potencial? Una definición es: ” Que no es, no se manifiesta o no existe pero tiene la posibilidad de ser, de manifestarse o de existir en un futuro.” Todo niño tiene varias habilidades y cualidades. El reto del entrenador es identificarlas y desarrollarlas. Claro que esto es mucho más complicado de lo que se dice y es por eso que entrenar niños es una enorme responsabilidad.

El trabajo de los entrenadores no sólo es crear equipos ganadores, es desarrollar seres humanos con carácter.

Comentarios