En una sociedad tecnológicamente avanzada viene un cambio en el comportamiento de las personas y en lo que deberíamos esperar de los atletas jóvenes. Aunque las redes sociales han facilitado la comunicación, comercialización y el aprendizaje no todo es tan bueno. La próxima generación vive y vivirá en un mundo de gratificación instantánea. Esto desde la aprobación inmediata de sus estados en Facebook como en la forma en cómo socializan.

También te puede interesar: Ayuda a tus jugadores a superar el miedo.

Se ha perdido mucho del contacto cara a cara; los entrenadores también recurren a mensajes de texto en grupo, correos electrónicos y redes sociales para reunirse con sus jugadores. Incluso uno puede ver a entrenadores a la mitad de la práctica o reunión con su celular, esto aplica también a los jugadores.

Los entrenadores en épocas tecnológicas.

Los entrenadores tienen la capacidad de cambiar vidas y enseñar habilidades que a menudo se han perdido en la escuela y en la casa. Pero es necesario que haya un cambio en la forma en como los entrenadores se comportan, modelan y entienden los problemas que enfrentan sus jugadores.

Hoy en día las personas tienen mayor ansiedad. Entre las causas es la inseguridad, las redes sociales, hacer demasiadas cosas, entre otras. Si los jóvenes no saben como manejar adecuadamente estas situaciones pueden llegar a una depresión. Hoy en día puede ser que tengas jugadores que busquen no salir de su zona de confort, inseguros o que no sean disciplinados. Sin embargo hay herramientas que se pueden usar para construir una base sólida para desarrollar atletas.

Alcanzar una atención plena.

La gente suele asociar la atención plena con el yoga y la meditación, pero es más que eso. Es un estado mental logrado al enfocarse en el momento presente y es un desafío para muchos a menos que lo hagan parte de su día a día. Al igual que la comprensión de los componentes técnicos y tácticos de cualquier deporte también es importante la capacidad de eliminar distractores, aprender a sentirse cómodo en situaciones adversas y ser capaz de hacer esto en todos entornos.

Esto es difícil para los adultos, imagínate para un niño. Si como entrenador logras hacer que tu jugador se concentre plenamente estarás ganando muchas batallas.

Manejar las emociones.

Una de las lecciones más importantes que puedes enseñar a tus atletas es equilibra las emociones que sienten hacia cualquier situación. El secreto esta en reconocer las emociones y manejarlas de manera apropiada.

Es muy fácil visualizar a un entrenador que es reactivo con sus jugadores. Cuando algo no sale bien y comienzan los gritos; por poner un ejemplo. Esto no quiere decir que mostrar las emociones no tenga lugar en el deporte. Es VITAL que se entienda como las emociones afectan a nuestro comportamiento. Pongamos otro ejemplo, si un jugador está llorando porque no salen las cosas, es fácil detectar poca tolerancia a la frustración y falta de confianza.

Puedes describir la causa raíz de los problemas si preguntas adecuadamente. La idea no es que tu resuelvas los problemas del jugador, sino que le des entendimiento y las herramientas para que el solucione lo que le aqueja.

Comunicación consistente.

Si quieres ser un coach eficaz, debe estar organizado y ser consistente en los mensajes. Mientras más organizado seas, mejor responderán tus atletas. Los entrenadores a menudo se centran sólo en la práctica y el calendario de juego. Con una vida como la que se lleva ahora, se ha vuelto difícil priorizar.

Asegúrate que las expectativas para todos en el equipo sean claras desde el inicio. Esto incluye la comunicación apropiada. ¿Es preferible que se mande un mensaje de texto o dedicar tiempo cara a cara para discutir un problema? Al comunicarse de manera efectiva estableces el tono para ayudarlos en sus problemas, no solo en el campo de juego sino también en sus vidas personales.

 

Si comunicas de forma consistente que tus atletas sean respetuosos, lo terminarán siendo. Recuerda que la comunicación no es sólo lo que dices, es lo que haces.

Educa y diseña expectativas.

Cuando trabajas con un atleta también lo haces con sus padres. Así como se establecen expectativas para el equipo también para los papás. Esto incluye:

  • Comunicación
  • Educación
  • Habilidades
  • Objetivos

Aunque el entrenador diseño el mejor entrenamiento, si los padres interfieren estará chocando con pared.

Primero evalúa la edad de los atletas que tienes

  • ¿Cuáles son sus necesidades a esa edad?
  • ¿Qué nivel de responsabilidad pueden manejar y qué tanto dependen de los adultos?

Antes de comenzar las prácticas, establezca las reglas básicas para los padres. Los jugadores que llegan tarde con frecuencia indican un estilo de vida agitado o una falta de responsabilidad. Hazles saber cuáles son las expectativas y cómo lo abordarás si sucede.

Si estamos enseñando habilidades mentales a nuestros atletas, manejando situaciones incómodas y aprendiendo cómo disminuir la reactividad basada en las emociones, necesitamos que las familias hagan lo mismo con sus atletas. Contrario a la cantidad de padres que piensan que su hijo o hija es un jugador estrella, solo un pequeño porcentaje continuará jugando después de la escuela preparatoria. Deja que los padres sepan de qué se tratan los deportes en los niños. Las lecciones son mayores que lo que sucede en el campo.

Comentarios