¿Te has preguntado alguna vez por qué un atleta como Tom Brady puede jugar durante tantos años a un alto nivel en un deporte de contacto? ¿Qué hay del próximo miembro del Salón de la Fama, Tim Duncan? Hay una larga lista de atletas que jugaron o continúan compitiendo en sus respectivos deportes mucho más allá de su mejor momento. ¿Cómo es esto posible?

También te puede interesar: Las batallas que cada estudiante atleta enfrenta.

Claro que el trabajo de la preparación física y seguir una dieta bien pensada forma una parte importante. Sin embargo hay un factor clave que contribuye al éxito continuo al deporte; CI (coeficiente intelectual) deportivo. La capacidad física per se, no es suficiente para mantener un nivel alto de eficiencia en las disciplinas deportivas. Después de todo, cada año hay jugadores más jóvenes, más fuertes, más rápidos y más atléticas que comienzan a practicar deporte.

Lo que diferencia a estos individuos es su conocimiento del juegos.

El coeficiente intelectual.

El CI deportivo es más que sólo una persona lista; se trata de jugar el juego de manera inteligente. A veces puede ser evitar contacto innecesario, tomar decisiones rápidas y adaptarse a la competencia. Estas características son solo algunas de las formas en que los atletas experimentados y con un CI alto se mantienen consistentemente en la cima.

Por ejemplo; en una tercera oportunidad y largo (fútbol americano), un QB saca la jugada y no encuentra un receptor abierto. Puede decidir correr a la primera oportunidad o tirar el balón fuera. En la primera opción probablemente vaya a ser golpeado, tal vez no llegue a la marca y se lastime. Para la segunda, aunque no es una decisión que te levante del asiento, no perderá posición y se puede replantear otra jugada.

Los entrenadores que enseñan a sus atletas a convertirse en estudiantes del deporte, les dan las herramientas necesarias para tener éxito en el largo plazo. Repasando situaciones de juego y estrategias, los jugadores tienen más opciones para tener éxito. Este conocimiento del juego se vuelve crucial a medida que la capacidad física de un atleta comienza a desvanecerse. También ayuda a los jugadores a evitar lesiones con una forma más inteligente de jugar el juego.

Jugar de manera más inteligente no significa que uno no pueda jugar duro. Simplemente significa que está consciente de lo que es necesario para tener éxito en cada jugada y que toma riesgos calculados que lo colocan en la mejor posición posible para tener éxito.

Los atletas deben aprender el juego y no solo cómo jugar un deporte. Así es como los veteranos siguen siendo relevantes contra sus contrapartes más jóvenes y atléticas.

Comentarios