Es muy común (sobre todo en niños) que después de un partido exista una convivencia donde la comida es todo menos sana. Esto también se repite en viajes con el equipo o fiestas de cumpleaños. Los padres, seguramente quieren que sus hijos tengan este tipo de experiencias con sus compañeros de equipo y amigos; es una parte importante de la infancia y el desarrollo de las relaciones personales. Sin embargo, para la recuperación del cuerpo no es bueno para reponer los nutrientes agotados.

También te puede interesar: Alimentación para tu rendimiento, como los profesionales.

Cuando se trabaja con jóvenes, se debe enfatizar la importancia de:

  • Estirar los músculos
  • Calentarlos adecuadamente
  • La hidratación adecuada
  • Alimentación

Pongamos un ejemplo en cuanto a la alimentación e hidratación. De acuerdo con investigaciones los calambres son causados ​​por:

El uso excesivo de un músculo, la deshidratación, la tensión muscular o simplemente mantener una posición durante un período prolongado pueden causar un calambre muscular. La falta de minerales, potasio, calcio o magnesio en la dieta puede contribuir a los calambres en el cuerpo. Los diuréticos y medicamentos que a menudo se prescriben para la presión arterial alta, también pueden reducir estos minerales.

Alimentación en general.

La alimentación no es tan sencilla como solo comer pasta antes de entrenar. Lo primero que debes entender es el índice glucémico de los alimentos. El (IG) es una medida utilizada para identificar como un alimento en particular aumenta los niveles de azúcar en la sangre.

Por ejemplo, si se consume un alimento que tiene una puntuación IG de 30, significa que la comida aumentará los niveles de azúcar en la sangre en un 30%.

Si alguna vez te has preguntado por qué los niños se ponen hiperactivos después de un chocolate es porque el donut es un carbohidrato simple y tiene un alto valor glucémico. Esto significa que el carbohidrato almacenado en los alimentos se libera inmediatamente en el torrente sanguíneo y proporciona energía instantánea pero de corta duración.

Comida pre.

Antes de un partido o incluso de un entrenamiento, necesitas acumular energía en el hígado y los músculos; así como en el torrente sanguíneo para liberarlo cuando lo necesites.

Los estudios han mostrado que, al eligir alimentos de alto valor glucémico hasta una hora antes de entrenar o jugar, ocasiona que el cuerpo libere insulina para regular los niveles elevados de azúcar en la sangre. Esta reacción del cuerpo es en realidad perjudicial para el rendimiento.

Elige alimentos considerados como carbohidratos complejos con valores de índice glucémico bajo para la comida previa al juego.

El arroz blanco o integral, la pasta, la avena con yogur, la leche y los huevos son buenas opciones para una comida previa al juego. Agrega una manzana, pera o naranja también y así almacenas energía para jugar a un nivel óptimo. Si quisieras agregar un poco de pescado / pollo / pavo sin grasa a la parrilla o al horno con una mezcla de vegetales, también le dará a tu cuerpo para digerirlos.

Comida post.

Después de un juego o entrenamiento debes intentar consumir chocolate, frutas/frutas secos para restaurar los carbohidratos y ayudar a eliminar las toxinas en los músculos que se han acumulado; en algunos casos el ácido láctico. Las bebidas deportivas como Powerade o Gatorade son útiles para reponer minerales y vitaminas.

Al par de horas, una comida que contenga carbohidratos complejos como pasta, arroz, pan o papas son una buena sugerencia.

Es normal tardar hasta 20 horas en reponer completamente las reservas de carbohidratos. Es importante tener esto en cuenta, especialmente en tiempos de gran demanda, con juegos y sesiones de entrenamiento. Los alimentos y bebidas con alto contenido de carbohidratos son críticos durante estos períodos para fomentar el éxito y lograr el máximo rendimiento.

Comentarios