La motivación y la confianza son fundamentales para el correcto desarrollo de nuestras habilidades físicas y el rendimiento óptimo. Por esta razón, primero, debes tener claro estos 3 puntos. Después revisa está técnica que te ayudará.

Ten un PROPÓSITO.

¿Por qué estás entrenando? “Quiero perder peso” es una meta, no un propósito. Un padre que lucha contra la diabetes y dice: “Quiero estar en mi mejor forma cuando baile con mi hija el día de su boda” es un propósito. Encuentre un propósito para tu entrenamiento y piensa en él cada vez que comiences a entrenar.

RELACIONADO: Cómo mantenerte motivado para alcanzar tus sueños.

Ten un PLAN.

¿Cuál es tu plan, tu ruta o tu rutina de gimnasio? Si quieres ir de vacaciones a la Playa o a alguna ciudad cerca de donde vives y no tienes idea de cómo llegar, entonces la posibilidad de llegar seguro y rápido es prácticamente nula. Ten un plan escrito al cuál puedes apegarte y registrar los resultados para que veas tu progreso.

Ten un compañero.

Los grandes de la industria, atletas profesionales e incluso científicos se han apoyado de otras personas.

Consigue un compañero, un Coach, un entrenador o alguien que no sea tu amigo; pero una persona que te guíe hacia tus objetivos y te impulse a obtener resultados.

“Turning it On and Off”

Así es como funciona:

Encuentre “tu momento”:

Recuerde un momento en que lograste algo grande. Recuerda todo acerca de ese momento. Como se veía, se sentía, quién estaba allí, como sonaba, incluso a lo que olía. Llena cada uno de tus sentidos con ese momento.

Encuentre un gatillo:

Encuentre una acción física que represente ese momento. Tal vez estabas levantando tu mano, sacudiendo los brazos y o tal vez estabas de rodillas haciendo una oración.

Utiliza tu momento para detonar el gatillo:

Muchas personas son incapaces de dormir o comer bien antes de una carrera o un partido. Encuentra un tiempo y lugar donde puedas sentirte en “tu momento”. Replica lo que hacías para detonar el gatillo.

Después estarás listo para tu mejor competencia, ya que estás mentalmente, emocionalmente, físicamente y espiritualmente en tu mejor momento, y no has perdido todo el tiempo estando nervioso.

Comentarios