Ser más fuerte y rápido o aprovechar al máximo tu capacidad atlética no es fácil. Es aún más difícil cuando no tienes idea de dónde empezar. La mayoría de los atletas jóvenes están ansiosos por comenzar a entrenar en el gimnasio. Ven a sus ídolos en Facebook o Youtube y quieren ser y entrenar como ellos.

Sentirse inspirado y tener la voluntad de comenzar a entrenar no suele ser el problema. Es saber cómo comenzar y, lo que es más importante, saber cómo diseñar un plan para el éxito a largo plazo. Con esto en mente, aquí hay errores comunes de atletas jóvenes al comenzar un programa de fuerza.

No son evaluados de la forma correcta ni por un profesional calificado.

Para llegar a donde quieres estar, debes entender que se necesita para alcanzar ese lugar. Un profesional calificado no solo puede ayudar a un joven atleta a identificar debilidades específicas como la falta de rotación externa de la cadera. Sino que también le ayudará a comprender mejor el porqué de ciertos movimientos y ejercicios.

También te puede interesar: Dominar patrones de movimiento funcional más importantes.

Este es el primer paso para crear un programa que se adapte exclusivamente a las necesidades específicas. Si no estás evaluando ni planeando y solo estás adivinando qué ejercicios hacer, estás poniendo en peligro tu salud y potencial atlético.

Ignoran sus necesidades y copian el programa de otro atleta.

Muchos atletas jóvenes no entienden completamente sus necesidades, por lo que solo copian lo que hace otro atleta. No saben que el atleta probablemente tuvo éxito con ese programa porque es lo que necesitaba; que se construyó alrededor de sus fortalezas y debilidades específicas. No existe un programa perfecto, pero hay muchos programas que podrían ser perjudiciales si se les da al atleta equivocado.

No crear una base de fuerza.

Si tu objetivo es ser más fuerte, más rápido y evitar lesiones, es imprescindible construir una base de fuerza. ¿Qué implica una buena base de fuerza? Ser capaz de hacer sentadillas, lagartijas, realizar movimientos de una sola pierna, etc. Cada atleta debe tener buenos rangos de movimiento.

Una vez que se tiene esta base se puede comenzar a agregar peso e incluir movimientos más complicados.

Los jóvenes a menudo pueden ser competitivos y dejan de aprender estos movimientos funcionales para ver quién puede levantar más peso, lo cual es un gran error.

Ir muy pesado al inicio.

Ser incapaz de terminar una repetición o un set puede ser peligroso para la salud del atleta. Esto sin mencionar que bajará su estado de ánimo para el entrenamiento. Una mala técnica te pone al pie de una lesión. Nunca subestimes la importancia y el valor de terminar las repeticiones y realizarlas con calidad.

No comer lo suficiente.

Come alimentos de alta calidad y muchos. Cuando trato con niños pequeños que tienen dificultades para subir de peso, la primera pregunta siempre es: “¿Qué desayunaste?”. La mayoría de las veces la respuesta es nada, o casi nada.

Aunque los suplementos tienen su lugar, los jóvenes deben centrarse en comer alimentos de calidad en lugar de buscar pastillas mágicas o polvos. En mi experiencia, la mayoría de los niños que piensan que comen mucho en realidad comen muy poco. Los atletas adolescentes necesitan muchas calorías para desarrollar adecuadamente su actividad y crecimiento. Vivir en un gran déficit de calorías puede tener efectos desastrosos en los resultados del entrenamiento.

Comentarios