Los deportes infantiles y juveniles son cada vez más competitivos. Esto hace que lo niños deban esforzarse más para ganar o lograr éxito. El talento y la motivación claro que jugarán de manera importante en el desarrollo de los jugadores.

También te puede interesar: Porque usar pesas rusas en tu entrenamiento de fuerza.

Como preparador, he notado varios errores comunes que retrasan a muchos atletas juveniles. Puede que logres armar un equipo pero si estás realmente interesado en desarrollar correctamente a tus jugadores, pon atención a lo siguiente. Aquí hay puntos simples que pueden ayudar a un atleta juvenil a separarse de la competencia.

Entender el sobre-entrenamiento.

Según el Colegio Americano de Medicina del Deporte; el sobre-entrenamiento es:

“Un aumento brusco en el volumen de entrenamiento, la intensidad o la frecuencia, hasta casi la capacidad máxima para el individuo, que se puede tolerar por poco tiempo (es decir, <1 mes). “

Si buscas sobre-entrenamiento en Google, obtienes una definición más simplificada: entrenar demasiado por demasiado tiempo. Para ser claros, no es estar cansado después de la práctica y no está definido solo por dolor muscular. El sobre-entrenamiento no solo afecta el rendimiento del atleta, sino también su estado de ánimo y su capacidad de recuperación.

A menudo los hijos no toman en cuenta todas las actividades y como se combinan con el entrenamiento. Si un jugador tiene 10 actividades al día no hay forma en la que rinda bien en el largo plazo. La variedad es buena positiva pero también lo es tener un plan.

Realizar trabajo de recuperación.

Esto se refiere a la adopción intencional de medidas para ayudar al cuerpo a repararse después de una actividad intensa. Los atletas jóvenes suelen pasar por alto la recuperación simplemente porque “recuperan” más rápido. También son los que menos calientan o estiran al final.

Algunos métodos adicionales, incluido el estiramiento estático que debe ir posterior a la actividad y el dinámico que debe ser al inicio, se pueden usar contrastes a la hora del baño.

El agua tibia aumenta la circulación de la sangre a los músculos y las articulaciones. El hielo para reducir la inflamación inmediatamente después de una actividad intensa. Esto ayudará a mitigar el dolor muscular.

Mejorar la dieta.

Hoy en día se tiene esta costumbre con los niños de “come lo que quieras” porque son muy activos. Aunque la mala nutrición puede no tener un efecto en la composición corporal, tendrá un impacto importante en la calidad del rendimiento.

Los buenos hábitos se hacen desde pequeños y cuando no se forjaron vienen los problemas más adelante con la edad. Este punto no es un debate sobre qué alimentos son “buenos” y cuáles son “malos”, sino que hace que tanto padres como niños estén conscientes de que hay mejores decisiones. Tampoco quiero decirte que los atletas jóvenes deban seguir o preocuparse por cada cosa que coman.

Hay que ingerir una variedad de frutas y verduras. Esto falta en las dietas de la mayoría de los jóvenes. Puedes ingerir la fruta en jugos. La verdura puede ir en ensaladas con aderezos que sean agradables. Estos te llenan de vitaminas y minerales para mantenerte saludables.

Comentarios