Cualquier atleta en cualquier nivel ha sentido los nervios antes de una competencia o un partido; y más lo que nos pueden ocasionar a la hora de entrar a la acción. Sentirnos nerviosismo es algos normal pero la forma en como lidiamos con esta situación marcará la diferencia.

Piensa en cualquier atleta que sobre salga en el deporte que sea. Para que esa persona pasara a la historia tuvo que enfrentar un momento en el cual la presión lo pudo aplastar pero no fue así.

RELACIONADO: Cómo desarrollar una mejor concentración mental.

Poder enfrentar los nervios es fundamental para obtener victorias importantes, por eso te dejo aquí tres consejos que puedes utilizar ante situaciones complicadas.

Ten un plan.

Escuche una frase que me gusta mucho, esta dice así:

“Si fallas en prepararte, prepárate para fallar.”

Esto no sólo aplica para los deportes sino para la vida. Si piensas que el talento te alcanzará para conseguir todas las victorias estas equivocado. Cada deporte tiene sus complejidad y estrategia. Entrena cada situación a la que te puedes enfrentar. Ya sea si:

  • Vas ganando
  • Vas perdiendo
  • Necesitas defender una jugada de fantasía para ganar
  • Tienes que realizar una jugada increíble para ganar

Visualiza el éxito.

Si falta una semana para esa competencia o juego importante, dedica unos minutos antes de dormir a visualizarte teniendo éxito. Piensa en como se siente, con que jugada o movimiento, que es lo que ves. Tus pensamientos son poderosos pero debes tener cuidado con ellos. Si tu cabeza está lleno de pensamiento negativos como algún error que no quieres cometer, terminarás haciéndolo. Enfócate en tus fortalezas y en como lograrás salir adelante. Incluso visualízate en una situación complicada; qué puede pasar y cómo lo resolverás.

Enfrenta a tu estomago.

Esa sensación de nerviosismo antes de un juego es natural. Se remonta a los días en los que la humanidad buscaba su comida y debía salir a cazar, dónde cada día tenían que dar lo mejor de si o morirían. Científicamente nuestros sentidos se agudizan y alcanzan sus niveles máximos cuando estás en este estado de nerviosismo o supervivencia. Si logras mantener tus emociones podrás correr más rápido, saltar más alto, nadar más veloz ya que no tensarás tu cuerpo. El estar tenso limita tus movimientos.  El mejor consejo que te puedo dar es: respirar hacia el estomago. Inflalo. Esto te calmará y te permitirá analizar las cosas que están ocurriendo durante la competencia.

Comentarios