En términos generales, no hay (ni debería haber) muchas diferencias entre los atletas masculinos y femeninos. Todo atleta necesita mejorar las cualidades fundamentales de velocidad, fuerza y potencia. Deben ser móviles, estables y sin duda estar en forma. Lo más importante ¡Necesitan estar saludables para que puedan producir resultados cuando más importa!

También te puede interesar: Por qué debes cambiar tus rutinas de entrenamiento.

Sin embargo se han detectado algunas diferencias claves en el entrenamientos en mujeres. Aquí algunos consejos.

Enfocate en el volumen y no en la intensidad.

 

Esto puede dividirse en dos categorías: atletas juveniles y mayores. Probablemente el 80% de los atletas que se preparan se encuentran en la primera clasificación.

Podría apostar que la mayoría de los atletas no siguen el principio de sobrecarga progresiva. No sólo en el caso de las mujeres.

Un ejemplo de un ciclo de sentadilla de cuatro semanas podría verse así:

  • 1: 4 × 5
  • 2: 4 × 6
  • 3: 3 × 8
  • 4: 3 × 4,

Esto modificando el peso.

Lo que se ha observado en atletas femeninos es que se recuperan mucho más rápido trabajando con la misma carga. Por lo cual una buena idea es trabajar el mismo peso pero ir aumentando el número de repeticiones.

Entrenar la parte posterior del cuerpo.

Desafortunadamente, hay algunas cosas que las mujeres atletas tienen que enfrentar a diferencia de sus contrapartes masculinas. Un ejemplo es que la mujeres tienden, con mayor facilidad, a lastimar el ligamento cruzado anterior de la rodilla. Esto pasa porque la anatomía de su cuerpo dificulta la absorción de fuerza sobre todo al caer.

Esta es una buena razón para entrenar la espalda baja, glúteos, músculos isquitibiales, etc.

Ejercicios complejos como los levantamientos olímpicos, peso muerto, curl de pierna, swings con pesas rusas, ejercicios con balones medicinales pueden ser una gran opción para desarrollar esta parte del cuerpo.

Para no sobre-entrenar unas partes del cuerpo y desatender otras, recuerda tener un equilibrio en los movimiento de jalar y empujar.

Comentarios