¿Te gustaría ganar todos los juegos por el resto de tu vida?

Creo que todos los atletas responderían con un rotundo “Sí” pero ¿Realmente esto sería algo bueno? Estoy seguro de que a nadie le gusta perder.

Hablemos de un caso particular. Me ha tocado ver que no sólo equipos profesionales acomodan su calendario para enfrentar rivales “a modo” buscando siempre ganar. De alguna forma reducir el nivel de competencia al cuál te enfrentas terminará dándote todas las victorias. Esta es una forma de siempre ganar. Sin embargo estoy seguro que ganar contra rivales menos capaces no produce la misma satisfacción.

También te puede interesar: Desarrollando fortaleza mental en el deporte.

El punto que quiero hacer claro aquí es que una derrota no es tan mala como la pintan. A pesar de que no compites buscando perder es algo necesario para mejorarte como atleta.

Enfrentar adversidades es lo que te obliga a aprender,  desarrollarte y forzarte a ser mejor. Al fin y al cabo la formación que nos da el deporte la usaremos en la vida y en la vida tendrás adversidades.

Desafortunadamente en algunos equipos las derrotas siempre se asocian con castigo físico. Hacer lagartijas, correr por horas y entrenar todavía más tiempo; en lugar de enseñar y corregir los errores de los jugadores. Muchas veces se les exige a los jugadores más esfuerzo sin haber desarrollado todas las habilidades técnicas y tácticas.

La idiosincrasia detrás de esto es “La vida es dura y debes ser una persona con carácter para enfrentarla.” No podría estar más de acuerdo con esa filosofía pero no sería mejor que los atletas desarrollen confianza en si mismos y seguridad para enfrentar la vida.

La derrotas se pueden convertir en algo positivo si usas estas tres preguntas.

¿Qué hicimos bien?

Cuando se pierde un juego o partido lo único que queremos hacer es quitarnos el uniforme; tenemos una sensación de fracaso. Sin embargo en una derrota no todo salió mal. Siempre existe una buena jugada, un pase, una anotación o algo en lo cual mejoraron. Es importante sobresaltar el trabajo que se hace bien ya que eso nos muestra que estamos progresando. El deporte se trata de progresar, no de ser perfecto.

Un estudio realizado por Harvard Business Review explicó que los lideres más efectivos dan 6 puntos positivos por cada punto negativo que se comete. Así que queremos crear un cambio positivo en el equipo debemos comenzar con las mejoras que tenemos.

¿En que necesitamos trabajar?

Si perdimos obviamente hay cosas que debemos mejorar. En los deportes si debemos mejorar ¿cierto? Si ganamos las palabras de los entrenadores son “Debemos trabajar”; si perdemos son las mismas. Esto equilibra nuestro plan de entrenamiento.

Como atletas debemos recibir la retroalimentación de manera positiva. Seguramente podemos ser más rápidos, estudiar más las jugadas, comer mejor, etc.

¿Somos mejores después de esta derrota?

El desarrollo es un proceso; es un maratón no un sprint. Habrán altas y bajas, lo importante es seguir aprendiendo y mejorando. El resultado de una competencia pasada no se puede cambiar pero podemos influir en el resultado de nuestro próximo partido por medio de nuestra preparación.

Si el equipo o un atleta pierde porque le anotan muchos puntos y entiende que debe moverse más rápido esto lo hará mejor. Si entrena para jugar más rápido esto lo hará consciente de las áreas de oportunidad que tiene.

Comentarios