A muchos nos gustaría tener la habilidad para leer mentes. En muchas ocasiones como compañeros, entrenadores o incluso algunos padres no saben que está pasando por la mente de los más pequeños. Esto puede llegar a angustiarnos sobre todo si notamos alguna preocupación en lo niños.

Afortunadamente si podemos saber lo que piensan los demás, solo que no es con ayuda de super poderes. Debemos usar la comunicación para entender lo que piensan nuestros hijos y si existe algún problema ideemos una forma de ayudarlos.

RELACIONADO: 15 cosas que aprecian tus hijos y no te han dicho.

Después de hablar con algunos de los atletas que he entrenado me di cuenta que hay ciertas cosas comunes que comparten dentro de sus inquietudes y emociones. Puede ser que tu hijo también las haya pensado.

Sentir que el entrenador los regañará por cometer un error.

Si alguna vez jugaste deporte seguramente te tocó cometer un error. Es normal que te saquen del juego para corregirte en los errores que tuviste. El problema ocurre cuando no se le explica al jugador/jugadora porque debe salir del terreno de juego. Los niños pueden interpretar esto como “nunca me puedo equivocar” y esto causa miedo a la hora de actuar. En el largo plazo esto puede minar la confianza de nuestro(a) hijo(a).

Miedo a repetir los errores.

Retomando un poco del punto anterior. Puede ser que un jugador se equivoque una vez pero si no supera o deja ir ese momento continuará cometiendo el error. Los críticos más duros pueden ser nuestros propios hijos con respecto a sus acciones.

No recordar que tienen que hacer.

Es normal que olvidemos las cosas. El aprender algo tiene que ver con la repetición. Esta bien equivocarse; el deporte es practicado por personas y no seres perfectos.

No saber por qué sus padres se enojan.

Al igual que los entrenadores, si los padres no son específicos en las causas/razones por las cuales están enojados con sus hijos nunca podrán trabajar para no repetirlo.

Falta de confianza.

Cuando una persona no se siente seguro de sus habilidades dudará una y otra vez en el momento en el que se presente un reto. He visto un buen número de atletas que creen que no pueden lograr las cosas.

Qué puede comer.

Vamos cuando uno es joven todo el tiempo tiene hambre.

Comentarios