Una rutina de ejercicio estándar puede parecer un entrenamiento confiable. Pero si sigues los mismos circuitos durante meses, no verás beneficios. Si tu cuerpo se ha acostumbró a tu entrenamiento actual, tus ganancias se estancan, ya no te desafía y todo se vuelve fácil.  Sin resistencia, esfuerzo muscular y aumento de la frecuencia cardíaca, tu entrenamiento será ineficaz. Intenta cambiar tu rutina  para volver a poner las cosas en marcha y hacer que tus visitas al gimnasio valgan la pena.

Te mantiene interesado.

Si vas al gimnasio y realizas la misma rutina todos días durante semanas, probablemente te aburrirás. Cuando comienzas una nueva rutina, te estás enseñando a ti mismo un nuevo patrón, aprendiendo a pensar cómo mejorar y desarrollar nuevos movimientos y descubriendo un nuevo ritmo.

También te puede interesar: ¿Dejar de entrenar dos semanas afecta a tu fuerza?

Familiarizarse demasiado con tu entrenamiento puede hacer que el ejercicio parezca poco estimulante. Si te estás aburriendo de entrenar, puede que pierdas el interés por completo. Prevén el aburrimiento del entrenamiento introduciendo una nueva rutina.

Enfocarte en distintos grupos musculares.

Cuando ejercitas los mismos músculos una y otra vez, encuentras dos problemas: primero, finalmente no estás haciendo nada nuevo en esos músculos, sino que los estás acostumbrando a las mismas rutinas. Esto detiene las ganancias y hace que el ejercicio sea inútil. El segundo problema es que los otros músculos, articulaciones y tendones que no estás involucrados en los entrenamientos serán descuidados.

Cambiar la rutina te permite cambiar el enfoque. Proporciona una nueva estimulación a tu cuerpo. Por ejemplo, si durante meses has priorizado ejercicios de levantamiento olímpicos, es posible que sea un buen momento para cambiar a una rutina de ejercicios aeróbicos para mejorar la respiración en lugar de su crecimiento muscular.

Incluso una rutina que involucra movimientos que agrupan y usan los músculos de diferentes maneras, puede aumentar la flexibilidad y fortaleza general.

Evitar el sobre entrenamiento.

Si usas los mismos músculos una y otra vez, corres el riesgo de desarrollar una lesión por uso excesivo. Tus rodillas, codos y otras articulaciones necesitan un descanso adecuado para recuperarse del ejercicio, y con el tiempo puede desarrollar tensiones que no son inmediatamente evidentes. Evita abusar de sus músculos cambiando tu rutina. Esto te da la oportunidad de trabajar en nuevos grupos musculares y ligamentos, dando tiempo para recuperar.

Comentarios