Tengo la creencia que todo entrenador tiene la pasión de enseñar el juego, dar lo mejor a sus jugadores y mejorar todos los días. Las oportunidades de ayudar a un joven a mejorar y ver los resultados de su arduo trabajo es la recompensa más satisfactoria. Se podría decir que es uno de los mejores trabajo ya que conecta con un propósito de ayudar.

También te puede interesar: Reglas para entrenar a equipos deportivos.

Es importante recalcar que el estilo de enseñanza debe ajustarse a cada jugador y personalidad. Las cosas que uno enseña nunca son tan efectivas si quieres aplicar los mismo métodos siempre. No es inteligente pensar que puedes hablarles a todos de la misma manera; al fin y al cabo todos tenemos formas distintas de ser. En esta ocasión hablaremos de porque es importante que los atletas fallen.

Cómo hacer las cosas de distinta manera.

Primero lo primero. Para que un Coach pueda hacer que los individuos se comprometan con su filosofía del juego, debe de creerla al 100%. ¿Qué quiere decir esto? Debes tener una disciplina a la cual te adhieres en tu propia vida que viene de tus hábitos y años de experiencia. Una vez que eres coherente puedes analizar los puntos finos en donde puedes mejorar.

Desde mi perspectiva los errores más comunes en la comunicación entrenador-jugador son: hablar demasiado y enfatizar en exceso los errores.

En cuanto al aspecto de hablar demasiado, te recomiendo lo siguiente:

  • Establece tu filosofía de equipo y que tu ‘speech‘ siempre vaya enfocado hacia ella. Con tantos videos en youtube y discursos motivacionales es fácil hablar de todo y de nada a la vez.
  • No intentes dar toda la información de un sólo golpe.

Deja que los jugadores cometan errores.

Después de unos años de tener la fortuna de entrenar desde niños hasta adultos puedo decir que es bueno dejar que los jugadores fallen. A veces con tantos gritos por la pasión que tenemos por el juego, torcemos el mensaje que queremos dar. Hay que dar un espacio para que el jugador reflexione sobre lo que paso.  Te podría apostar que el sabe que tuvo un error.

Si tu no fueras el entrenador ¿Cómo abordarías esta situación?

¿Debes guardar silencio y ver como reacciona el jugador? Esto fue lo primero de lo que hablamos en este blog. No a todos se les puede hablar de la misma manera.

Un bien que puedes hacer con tus jugadores es que experimenten un poco de frustración. Ya que la tolerancia a la misma, es algo que se ha ido perdiendo con el paso de los años. Hoy en día muchas personas no pueden tolerar la frustración. Y si nuestro objetivo es ayudarlo fuera del terreno de juego, esta es una magnífica oportunidad.

Cambia tu mensaje a la hora de hablar con el jugador. No será un perdedor por haberlo cometido, lo que debe aprender es como solucionarlo. Los errores no son permanentes pero si no ayudamos a que desarrollen la capacidad para resolverlos, estaremos formando personas sin auto-estima.

Entonces, en conclusión. Comienza a hablar menos y deja que tus jugadores resuelvan las cosas solos con más frecuencia. Ellos son capaces Es su responsabilidad aplicar las cosas que les enseñas.

Comentarios