En la primera parte de este blog aterrizamos los conceptos de diversión. Desde el punto de vista de padres e hijos. También mencionamos que el disfrute es esencial y que no está relacionado al 100% con el placer. De hecho, existen tres factores para que un atleta jóven pueda desarrollarse correctamente en el deporte. Ahora nos enfocaremos en los aspectos competitivos.

Te invito a que lo leas si es que te lo perdiste. Ahora continuaremos con este interesante tema.

La falta de diversión, la razón #1 del abandono de los deportes.

Amanda Visek ahora está trabajando en los “Mapas no divertidos”.  También descubrió que los niños abandonan los deportes cuando ya no se divierten. Es la razón número uno por la que renuncian, y ella quiere saber cómo definen “No divertido” para que podamos dejar de hacerlo. La investigación aún no se ha publicado, la mayoría de los factores determinantes tienen que ver con los adultos.

Si forzamos la diversión de los deportes, corremos el riesgo de perder a los niños por completo. Si no están en el deporte, perdemos la oportunidad para desarrollar habilidades, valores, modelos de conducta que deseamos para los hijos. Nuestro principal objetivo debería ser hacer que los deportes sean divertidos; siguiendo el modelo de los niños. Aquí es donde creamos personas increíbles más allá del juego.

Si los deportes juveniles son divertidos ¿Los niños competirán menos?

El secreto para competir es crear un entorno que permita a los atletas intentarlo sin temor. Algo como esto:

  • Un entorno que permita errores e incluso los promueva.
  • Dinámica positiva de equipo.
  • Respeto y aliento en todo el equipo.
  • Valores acordados.
  • Un entrenador dispuesto a dar a los jugadores la experiencia.
  • Por último, disfrute.

Esta lista es cómo definiríamos la competencia. Esta lista incluye todo lo que muchos entrenadores argumentan que se pierde cuando nos enfocamos en la diversión y, sin embargo, los niños nos dicen que estas cosas aún son divertidas para ellos.

Retirar la diversión de los deportes juveniles no hará que los niños compitan más. Hará que compitan menos.

Cómo hacer que los deportes sean divertidos y competitivos.

Pruebe estas cosas:

  • Utiliza juegos. Si quieres que la gente compita a la velocidad del juego, haz que parezca un juego. Como mínimo, el 60-70% de tu entrenamiento debe estar basado en juegos. Agrega restricciones. Coachea a través de juegos y los jugadores competirán.
  • Enfócate en valores como valentía y responsabilidad. Si los atletas no temen cometer errores y están dispuestos a ser responsables, competirán más duro.
  • Deja de gritar a los jugadores por errores técnicos. Nada detiene a un jugador que compite, más rápido que recibir un grito por cada error. Si compiten con un 100% de concentración y esfuerzo y aún cometen un error, tienen derecho a eso. Eso se llama aprendizaje.
  • Que jueguen por algo. Deja que ganen algo en el entrenamiento. En ocasiones, puedes dejar que tus atletas decidan qué ganarán.
  • Dales sentido de pertenencia. Ya sea eligiendo el juego, decidiendo el enfoque de la práctica; cuando se les da a los niños propiedad, su disfrute aumentará y con ello aumentará la competitividad porque lo hacen para demostrar sus ideas.

Si los deportes no son divertidos, los niños se dan por vencidos. Y si renuncian, perdemos la oportunidad de impactar sus vidas en las próximas décadas. Perdemos esa oportunidad de cambiar una vida. Eso debería asustarnos más que cualquier otra cosa.

Comentarios