El deporte infantil y juvenil puede estar lleno de mucha pasión. Muchas veces vemos como los padres, entrenadores y hasta los niños desbordan sus emociones. Claro que esto es normal pero algo que no se debe perder es la esencia del deporte en estas edades.

He tenido la fortuna de platicar con muchos padres de familia. En una ocasión una mamá me platicó sobre el entrenador de su hijo gritándole a todo el equipo después de perder. Una situación muy ruidosa y donde, por lo platicado, se perdió la perspectiva de la edad los niños.

Una frase que llamó mi atención de lo narrado fue:

“¡No estás aquí para divertirte! ¡Estás aquí para trabajar!”

El entrenador sintió que no había esfuerzo suficiente, compromiso ni querían ganar tan mal como él. Haciendo un paréntesis, era un equipo de 10 años.

También te puede interesar: Cómo ayudar a los niños a ser más competitivos.

La madre de este jugador estaba molesta porque ella quiere una formación y diversión para su hijo; que compartan la misma pasión que ella tiene por el deporte.

¿Cuándo pasan los niños de divertirse a ser competitivos en el deporte?

Los niños no dejan de hacerlo hasta que se les impone. La diversión y la competencia NO son mutuamente excluyentes. Desde deportes infantiles hasta profesional, coexisten.

La estrella del fútbol,  Ronaldinho siempre se veía sonriente. Peyton Manning se divirtió tanto que incluso hizo comerciales burlándose de la naturaleza ultracompetitiva de los deportes profesionales. La lista sigue. Nadie duda de la competitividad de estos atletas. Sin embargo, seguro que se divierten.

La diversión y la competencia no existen en los extremos. De hecho, la diversión y la competencia en realidad pueden ser el mismo concepto para los niños. La diversión no se trata de obtener placer en todo momento de una actividad. Divertirse es más sobre el “disfrute” de la actividad.

La diferencia entre disfrute y placer.

¿Alguna vez has corrido una maratón?. ¿Experimentas algún placer? Si eres como la mayoría, probablemente no. Probablemente tenías calambres pero aún así disfrutar correr. El deporte no siempre tiene que ser placentero; puede ser exigente y desafiante. Sin embargo, esto puede ser agradable, y el disfrute es un ingrediente crítico.

Los 3 ingredientes fundamentales del deporte juvenil: el disfrute, la autonomía y la motivación intrínseca. La base es el disfrute. El placer se trata de la satisfacción de mejorar y alcanzar tus metas. Se trata de estar en el momento. El disfrute también se vincula a una experiencia de autonomía.

Las personas que tienen un mayor control sobre sus propias experiencias tienden a disfrutarlas más naturalmente. A medida que tenemos más y más autonomía, nos sentimos más satisfechos con la experiencia y encontramos más alegría en ella. Esta propiedad da lugar a una motivación intrínseca.

No realizamos la actividad para nadie ni nada fuera de nosotros, pero lo hacemos por alguna motivación interna. Disfrutamos haciéndolo porque es nuestro hacer y controlar, y nos da un profundo sentido de satisfacción personal. ¿Significa esto que siempre obtendremos placer de la actividad? Claro que no.

Cómo los adultos definen la diversión no es cómo los niños definen la diversión.

La diversión es la principal razón por la cual los niños practican deportes. Cada investigación, encuesta o cada vez que le preguntamos a los niños, la respuesta principal de por qué juegan es diversión.

Los adultos piensan que la diversión para los niños es tontear, no escuchar y no ser serio. Los niños no definen la diversión de esta manera. De hecho, Amanda Visek, en su innovadora investigación de Mapas de diversión, decidió pedirle a los niños que la ayuden a definir la diversión. Lo que descubrió fue que los niños tienen 81 determinantes diferentes para divertirse en los deportes

¿Cómo definen la diversión?

La diversión es trabajo duro. Es ser desafiados y competir. Es aprender una nueva habilidad, estar con amigos, tener un entrenador que se preocupe, recibir elogios respeto. Significa aprender de los errores, trabajaren equipo, aplicar una habilidad en un juego, mejorar y ganar.

La diversión es conseguir tiempo de juego. Sí, ganar es parte de la diversión para los niños. Sin embargo, no es el factor más importante.

 

Comentarios