Los entrenadores, especialmente los preparadores conocen la importancia de la recuperación en el rendimiento deportivo. Lo que incluye el gimnasio campo/cancha/pista. Todo trabajo necesita periodos de descanso y recuperación. La mayoría de los atletas parecen entender la importancia de un día libre. Pero la idea de entrenar para propósitos de recuperación puede ser difícil de entender.

También te puede interesar: Ejercicios para fortalecer la rodilla y evitar lesiones.

Los rodillos de espuma, ejercicios de respiración profunda, trabajo aeróbico, estiramiento, masajes y yoga; son protocolos efectivos para facilitar la recuperación. Sin embargo requieren que el atleta participe activamente en una actividad de baja intensidad. Muchas veces se confunde con “echar relajo”.

 

Cambiando el enfoque.

Dado que la fisiología puede ser difícil de entender, una analogía fácil entender los principios básicos de la recuperación.

Tu cuerpo es como un banco y tienes dinero guardado en él. El dinero representa la capacidad de tu cuerpo para gastar energía. Puedes usarlos en lo que tu quieras pero una vez que se acaban no puedes hacer nada.

Cada vez que aplicas estrés a tu cuerpo, estás gastando la moneda de energía de tu cuerpo. Es importante recordar que este estrés puede ser:

  • Físico, sesión de entrenamiento de fuerza, una mala noche de sueño, malos hábitos de nutrición.
  • Mental, exámenes parciales o finales.
  • Emocional, relaciones, familia.

No importa el origen, la energía se gasta de la misma forma. Hay un costo que puede cambiar dependiendo de la magnitud del estrés.

Esto quiere decir que un entrenamiento muy intenso sale más “caro” que uno normal. También una mala noche de sueño te costará caro. Por lo tanto, debes ingresar dinero a tu cuenta de banco antes de retirar efectivo.

Invirtiendo en recuperación.

Una sesión de estiramiento o rodillo de espuma, varias noches de buen descanso y buenos hábitos de nutrición, aporta dinero a tu cuenta de ahorros; que puedes gastar más adelante. Esto es lo que hace que las semanas de descarga sean TAN importantes.No solo para reponer la energía sino para ver el progreso del entrenamiento.

Esta es la parte en la que la planeación rompe a los mitos; siempre se trata de la calidad. Si bien la cantidad es importante, es la calidad de cada sesión de entrenamiento la que tiene un impacto fisiológico. Y para tener una sesión de alta calidad debes tener energía.

Ser estratégicos.

En ocasiones el entrenamiento no debe ser difícil. A veces, lo que se necesita lograr es algo que no sea “costoso” en el cuerpo. Todo depende de la intención de la sesión. Si en tu próxima sesión tienes como objetivo facilitar una recuperación para un entrenamiento más adelante en la semana, puede hacer un entrenamiento menos intenso.

Otras sesiones pueden requerir un poco más de dinero para completarse, como un entrenamiento de hipertrofia. Cuando decimos ser estratégicos nos referimos a ser inteligente con tu dinero. Asegurarte de que estás asignando los recursos suficientes para que, cuando sea el momento, tengas suficiente dinero en el banco para gastarlo.

Comentarios