El deporte infantíl y juveníl tiene muchos objetivos. Uno de ellos es el crear líderes para que el día de mañana puedan hacer lo correcto, fuera del terreno de juego. Mientras que muchos entrenadores piensan que sólo existe un tipo de liderazgo y que sólo se puede ser si uno es carismático, están en un error.

Tambien te puede interesar: Cosas que todo padre debe hacer después de un juego.

Muchas personas tienen el concepto de que un líder tiene que hablar fuerte y dar siempre el ‘speech’ motivacional. Esto claro que es bueno para un equipo, este tipo de jugadores son necesarios pero no son los únicos. Existe otro tipo de líderes que se caracterizan por su humilidad, ética de trabajo y dedicación. No hay que confundir su calma con falta de pasión.

¿A tu hijo lo pasan por alto?

Puede ser que te hayas identificado con la primera parte y que tu hijo sea de ese tipo de jugador. Claro que su liderazgo puede estar siendo pasado por alto. Si es así, tal vez estos consejos te ayudarán a mejorar tu confianza en su estilo de liderazgo:

  • Afirma quién es. No le digas que debes comportarse de tal o tal forma. Lo más común es escuchar algo parecido a: ” es momento de que des el paso y seas el lider del equipo”. Dependiendo de el rol que tenga dentro del equipo tendrá su momento.
  • Habla sobre lo que significa ser un lider dentro de el equipo. No sólo se trata de estar en el centro de atención; incluye ser un ejemplo para los demás dentro y fuera del campo.
  • Anímalo a que siga trabajando. Si tu hijo muestra constantemente un carácter fuerte y una actitud positiva, eventualmente será visto como un líder.
  • No dejes que se engañe por títulos. Incluso si tu hijo no es elegido como capitán del equipo no significa que no pueda ser un líder. Exiten jugadores que se pueden desmotivar por este hecho. Retoma el punto anterior y no dejes que se de por vencid@.

Si tu hijo o hija se siente olvidada por no ser ese líder que está en el reflector, recuerdale que la gente observa y escucha sus acciones.

Comentarios