Tus hijos nunca jugarán con un entrenador perfecto. Esto simplemente porque todas las personas pueden cometer errores. Hay que entender que no significa que no trabajan duro o que no quieran a sus jugadores. Sólo que a veces, harán cosas que los padres no entienden.

También te puede interesar: Cosas que podemos aprender de los equipos “Grandes”.

La situación más común es cuando un Coach tiene a su propio hijo dentro del equipo. Y es que esto puede traer problemas de objetividad. El papá que entrena puede ser demasiado duro con su hijo para demostrar su imparcialidad, o puede jugar más con su hijo que con otros atletas.

Es difícil equilibrar los dos. Probablemente sea más fácil para los padres que han entrenado durante años sean objetivos porque tienen una competencia arraigada en ellos.

Este es un caso en concreto. Aquí algunas otras cosas que serán difíciles de entender si no estás dentro del campo.

Los entrenadores pueden decir cosas en pretemporada que son malentendidas.

A veces los entrenadores le pican a los atletas con frases como “cuento contigo para ser un líder en el equipo” o “serás una persona clave en nuestro equipo esta temporada”. Y en su defensa, él realmente puede decirlo de corazón pero los comentarios vagos como ese a menudo son malinterpretados por los jugadores.

El Coach puede estar diciendo: “Te necesito como líder en el equipo, dentro o fuera de la cancha”, pero el jugador escucha: “Te necesito como un líder que juegue mucho”.

Puede que una vez que comienza la temporada, el niño no tiene el nivel que se requiere; recuerda las palabras del Coach y siente que ha sido engañado. Si este es tu caso, alienta a tu hijo a hablar con el entrenador. La comunicación ayuda a resolver la tensiones.

Su estrategia.

En ocasiones, puedes cuestionar el conocimiento del entrenador y no estarás de acuerdo con la estrategia. Pero recuerda, lo que ves en las gradas puede no coincidir con lo que el entrenador ve desde el campo.

El Coach pasa horas con los niños en práctica y conoce bien a sus jugadores. Está bien hacer preguntas de manera no acusatoria, pero ten en cuenta que nunca conocerá la mente de ningún entrenador.

La forma de tratar a los atletas.

Seguro lo has notado, a algunos jugadores se les presiona más que a otros; sobre todo en situaciones comprometidas.

Tal vez el Coach detecta que tu hijo puede ser más presionado que otros niños. A menudo demandan más a los jugadores que se caracterizan por su liderazgo.

El reto que enfrentan.

Los Coaches se enfrentan al desafío monumental de ayudar a los niños a crecer como atletas y seres humanos.

Como padre, es importante que comprender y trabajar con el entrenador de tu hijo para ayudarlo a tener una experiencia deportiva positiva. Como Coach, es bueno reflexionar un poco: ¿Te esfuerzas por ayudar a los niños a crecer y aprender? y ¿Modelas la integridad ante ellos?

Comentarios