Podría apostar que, cuando hablamos de entrenamiento, las dos frases más repetidas son: “Es la forma cómo siempre lo hemos hecho” o “Así fue como me enseñaron”.

Los malos hábitos comienzan a edades tempranas. Es importante que los Coaches refuercen buenas conductas y creen una atmósfera prospera para el éxito y logros de los atletas en el largo plazo. Cuando hablamos de enseñar, es más fácil mostrar y construir buenos patrones de movimiento a corregir los que están mal.

RELACIONADO: 3 mitos que dañan al desarrollo de tus hijos.

Evitar estos errores le dará una base sólida a tus atletas y mejores resultados.

Centrarse en la especificidad sobre la simplicidad.

Los atletas menos experimentados siempre buscan consejos muy específicos. ¿Cómo hacer más canastas? ¿Pasar más fuerte el balón? ¿Cómo dar un mejor servicio?. Estas son cosas que se resuelven si el entrenador pone atención a todo el panorama; al ‘Big Picture‘.

Si quieres que un atleta clave una canasta debes enfocarte en que brinque más alto; esto se construye por medio del desarrollo de fuerza y potencia. Una vez que logres esto debes entrenar ejercicios para que haga una buena entrada.

El proceso debe iniciar con la base y poco a poco hacer una progresión hacia cosas específicas.

Un jugador de Basquetbol puede saltar 30 a 50 veces en un entrenamiento pero no necesariamente será el trabajo de fuerza que necesita.

Avanzar demasiado rápido.

¿A qué entrenador no le gusta que sus jugadores rompan sus marcas personales? Personalmente me emociono cuando uno de mis atletas levanta más peso en un Power Clean o una Sentadilla pero si el movimiento no es bueno es momento de tomar otro enfoque.

Cuando un atleta realiza movimientos con mala técnica lo único que aumenta es la posibilidad de tener una lesión.

Es importante centrar el entrenamiento en desarrollar movimientos y músculos para después trasladarlos a puntos específicos del deporte.

RELACIONADO: Qué no deben hacer los jóvenes en el gimnasio.

Un bebe comienza gateando, después camina y al final corre. Con los atletas es lo mismo. Si se tienen deficiencias en los movimientos antes de pensar en complicarlos (de cualquier forma) debemos regresar un par de pasos para corregirlas.

Entrenar músculos y no movimientos.

Entrenar puede ser muy difícil sobre todo cuando crecer 2, 3, 6 o 7 centímetros al año. Justo cuando comienzas a controlar tu cuerpo, viene el estirón y todo se sale de control.

Alejarse de los movimientos donde aíslas músculos y tomar un enfoque de todo el cuerpo y multi-articular puede eliminar todos esos patrones de movimientos extraños en fases donde comenzamos a tomar conciencia de nuestro cuerpo. Un niño que es capaz de utilizar mayor número de fibras musculares a lo largo de su cuerpo se moverá mejor y tendrá mejor espacialidad.

Buscar resultados en el corto plazo sobre el desarrollo en el largo plazo.

Este error puede ser uno de los más perjudiciales. Ya que prioriza el resultado sobre el aprendizaje. Se debe animar a los atletas a centrarse en todo el panorama; que se desarrollen para que se conviertan en grandes atletas a los 17 o 18 años en lugar de a los 12.

Comentarios