El entrenamiento es solo una parte de la ecuación para un rendimiento óptimo. El otro componente crítico es la recuperación.

El ejercicio crea un estímulo al que el cuerpo debe adaptarse. A través de esa adaptación, se pueden ver mejoras en aspectos como la fuerza, la velocidad y resistencia. Esta adaptación se produce durante la ventana de recuperación entre sesiones de entrenamiento. Si bien el entrenamiento intenso es beneficioso para los objetivos de rendimiento, en realidad puede ser perjudicial para el tejido muscular.

También te puede interesar: ¿El hielo sirve para la recuperación de atletas? Parte I.

Es durante la recuperación cuando se reconstruye el tejido muscular y pueden producirse adaptaciones.

Los atletas a menudo relacionan la recuperación con inactividad. Al tomar un papel activo en la recuperación, los atletas pueden recuperarse más rápido y mejor. Estos son algunos de los elementos principales y secundarios de la recuperación.

Lo esencial.

Estos son puntos no negociables. Si estos dos elementos se mantienen bajo control, la recuperación entre sesiones de entrenamiento mejorará enormemente. Si falta alguno, independientemente de otros métodos de alta tecnología, la recuperación nunca será óptima.

Dormir.

El sueño es uno de los factores más importantes para una recuperación entre las sesiones y rendimiento. Tener una buena noche de sueño requiere algunas medidas. No contar con estas puede afectar negativamente la calidad del sueño. Cosas como la exposición a la luz, la dieta y los horarios de escuela/trabajo pueden afectar la calidad del sueño.

Un estudio encontró que los atletas privados de sueño eran más propensos a las lesiones. Un análisis sobre atletas privados de sueño encontró que son menos resistentes en el entrenamiento y aumentó la sensación de fatiga.

Nutrición.

La nutrición no sólo incluye el combustible que el cuerpo utiliza para moverse, también para recuperarse. El entrenamiento intenso agota el cuerpo de muchos nutrientes críticos. Por lo que es importante tener una dieta que proporcione la cantidad correcta de macronutrientes y micronutrientes. Los minerales como sodio, potasio, magnesio y calcio se pierden comúnmente a través del sudor.

Los carbohidratos y las grasas se utilizan como fuentes de energía durante el ejercicio en diversos grados, dependiendo de la intensidad y la duración del ejercicio. Las proteínas son necesarias para reconstruir el tejido muscular dañado después del entrenamiento, especialmente el entrenamiento de resistencia.

Los complementos.

Estos complementos pueden proporcionar algunos beneficios adicionales a los atletas para optimizar el proceso de recuperación.

Uno de ellos se conoce como recuperación activa. Consiste en ejercicios “ligeros”. Sirve como una excelente manera de hacer que la sangre fluya a los músculos para recuperar. El flujo sanguíneo a los músculos entrega nutrientes a las áreas que fueron dañadas.

Los suplementos también pueden desempeñar un papel positivo en su recuperación. La nutrición sana debe cubrir la mayoría de las necesidades del cuerpo de macronutrientes y micronutrientes; incluso teniendo en cuenta el entrenamiento intensivo. Dicho esto, usar los suplementos adecuados puede proporcionar una recuperación adecuada.

Hay técnicas diferentes que pueden caer dentro de esta categoría y la eficacia de estos métodos variará. Es importante que los atletas y entrenadores que optan por implementar estos, los investigue. Como ejemplo, un estudio sobre el rodillo de espuma, encontró que era efectivo para reducir el DOMS.

Comentarios