En ocasiones es difícil sacarle el máximo provecho a una sesión de entrenamiento. En este caso te daremos algunos consejos fáciles de seguir para asegurar que siempre tengas entrenamientos productivos.

Valora tu tiempo: planifica.

El tiempo es uno de nuestros insumos más preciados. No puedes darte el lujo de ir a un gimnasio sin experiencia, tomarte 20 minutos entre series y moverte de una aparato a otro sin saber como entrenar. Descansar entre series es importante para la recuperación, pero demasiado tiempo puede ser contraproducente.

También te puede interesar: Cómo entrenar todo tu cuerpo con dos ejercicios.

Ten un plan detallado antes de decidirte a entrenar para ser más eficiente con el tiempo. Prueba entrenamientos de alta intensidad que llevan tu cuerpo al límite en solo unos minutos. Puedes completar un entrenamiento corporal total en aproximadamente 10-15 minutos si planeas.

Varía.

Hacer ejercicio puede ser bastante aburrido con la misma rutina. Intenta mezclar cosas diferentes que funcionen con la misma parte del cuerpo. Por ejemplo, si realiza un Bench Press o una inclinado para los días de pecho, trabaja lagartijas. En los días de donde entrenes la parte inferior realiza sentadillas y peso muerto, cleans o desplantes.

 

Enfoque con distracciones.

Estar concentrado y distraído al mismo tiempo puede sonar contradictorio, pero en realidad funciona de maravilla en el gimnasio. Algunas personas escuchan música o leen o incluso miran televisión mientras hacen ejercicio. Parte de su atención está en una tarea mientras su cuerpo está trabajando en otra. Escuchar tu canción favorita puede motivarte a superar un ejercicio desafiante. Ver un video divertido puede distraerte mientras corres. Leer ese libro de suspenso podría ayudarte a ignorar el dolor mientras terminas el trabajo en la bicicleta.

Ya sea que vayas al gimnasio o te quedes en casa, ejercitarte puede ser aburrido si no planeas. La preparación es vital para tener un entrenamiento productivo. Usa tu tiempo sabiamente para que puedas aprovechar al máximo cada segundo que te comprometes a entrenar. Cuando sea necesario, mantén tu mente lejos del dolor y la fatiga con simples distracciones. Toma el control de tus entrenamientos haciéndolos más eficientes.

Comentarios