Mantenerse hidratado es fundamental para el rendimiento de un atleta. En el calor de estos meses, hacen los atletas especialmente propensos a la deshidratación. Solo un 2.5% de pérdida de peso por deshidratación puede afectar la capacidad de realizar ejercicio de alta intensidad en un 45%; según un estudio de 1985.

En general, la deshidratación reduce el flujo sanguíneo, las tasas de sudoración y la disipación de calor. Al tiempo que aumenta la temperatura central y el uso de energía de un atleta.

También te puede interesar: La importancia del desayuno en el deporte.

Los atletas que saben cómo hidratarse tienen más energía, una óptima temperatura corporal y una frecuencia cardíaca más baja. La regla común es beber ocho vasos al día, pero esa guía es obsoleta e inaplicable para un atleta. Se debe beber siempre que se tenga sed.

Qué beber y qué evitar.

Para el atleta promedio, el agua pura es la mejor opción. El agua no tiene calorías, puede contener minerales beneficiosos y funciona de la manera más eficiente para lubricar e hidratar todo el sistema. Sin embargo, puede considerar complementos de agua o sustitutos, especialmente si realiza ejercicio intenso.

Cuando sudas, pierdes electrolitos como sodio, potasio, calcio, magnesio y hierro. Los electrolitos son necesarios para los nervios y los músculos. Lo que significa que si sudas lo suficiente durante el ejercicio, debes reponerlos lo antes posible. Una bebida con una pequeña cantidad de azúcares y electrolitos, como Gatorade o Powerade diluida, puede reponer eficientemente los electrolitos.

Evita las bebidas excesivamente azucaradas, como la leche con chocolate. También evita la leche normal y los jugos de fruta. Aunque estas bebidas están bien en otras ocasiones, consumir demasiada azúcar antes del ejercicio causa dolores de estómago. Si tu elección es entre un jugo de fruta o agua durante un evento deportivo, siempre elige agua.

Cuantas veces debes beber agua.

Durante el entrenamiento, debes beber varios sorbos de agua cada 15 minutos. Si bebes demasiado rápido o mucha agua durante el ejercicio, es posible que vomites. Aunque quieras mantenerte hidratad@, evite tragar agua en exceso.

Inmediatamente después de una competencia, beba agua para reponer todos los líquidos perdidos. Los atletas corren un riesgo muy raro de sobrehidratación si no reponen adecuadamente su ingesta de sodio. La hiponatremia es cuando el consumo de agua y la pérdida de electrolitos hacen que los niveles de sodio de la sangre se diluyan peligrosamente.

No debes preocuparte por consumirlo todo en forma de bebidas deportivas. Una dieta rica en vegetales, frutas y proteínas magras te proporcionarán un suministro adecuado de hierro, sodio, magnesio, potasio y otros electrolitos vitales. La mayoría de tus electrolitos deberían provenir de lo que comes, no de lo que bebes.

 

Comentarios