Cuando se hace cualquier tipo de ejercicio es necesario saber respirar adecuadamente. Así tendremos un buen rendimiento y evitaremos la fatiga que se produce al movernos. El tipo de respiración debe de variar dependiendo de la actividad que se está realizando. Uno de los errores más comunes que cometen los niños y la gente en general es aguantar la respiración cuando se está haciendo un gran esfuerzo.

Durante la actividad, las demandas de oxígeno se incrementan y por ello, el cuerpo optimiza su funcionamiento para conseguir el aire necesario. Al contener la respiración en estas actividades nos fatigamos más rápido ya que el cuerpo roba flujo sanguíneo y oxígeno a los músculos locomotores para que la respiración que permite sobrevivir, continué realizándose.

Cómo respirar.

En las actividades cíclicas y continuas como los deportes de resistencia (Natación, box, atletismo, etc.) la respiración dará mayores resultados si mantiene su ritmo, es relajada y profunda.

En cambio, en actividades que no siguen un ciclo o una continuidad (pesas ejercicios de fuerza) conviene sincronizar la ventilación con las fases del ejercicio, se debe espirar el aire al momento de contracción de los músculos, mientras que la inspiración debería realizarse en el momento de retomar la posición inicial, cuando los músculos vuelven a relajarse.

También te puede interesar: Tips para subir de peso de manera saludable.

Por esto es que es muy importante que los niños aprendan a respirar, aquí dejamos algunos ejercicios para enseñarles. La metodología debe de ser constante y minuciosa hasta que se consiga la respiración adecuada y coordinada en el niño.

  1. Llenar la boca de aire y expulsarlo sacando con fuerza el aire al menos cinco veces de seis intentos.
    1. Puede llevarse a cabo soplando pelotitas de ping pong para moverlas o papelitos.
  2. Tomar aire por la nariz y aguantarlo manteniendo la boca cerrada.
  3. Tomar aire por la nariz mediante una inspiración profunda para mantener un papelito de celofán pegado a ella.
  4. Inspirar por la nariz y sacar el aire por la boca en tres tiempos.
  5. Inflar globos inhalando por la nariz y exhalando por la boca, sacando el aire en tres tiempos sin volver a inhalar.

Se recomienda hacer estos ejercicios antes de iniciar cada entrenamiento.

Referencias:

Comentarios