Si algo nos hace sentir incómodos es la incertidumbre. Un tema que genera mucha incertidumbre en los padres es dejar que su hijo juegue con niños o jóvenes más grandes. Dependerá de cada deporte ya que se tienen diferentes dinámicas para cada uno. Por ejemplo, en el fútbol Soccer, el centro de entrenamiento Manchester United’s Carrignton es famoso por debutar jóvenes (22 años en promedio) ante 80,000 fans en la Premier League.

Para otros deportes puede ser diferente ya que el peso en edades tempranas puede marcar la diferencia; ejemplo de esto es el fútbol Americano o Rugby.

RELACIONADO: 3 mitos que dañan al desarrollo de tus hijos.

La edad cronológica es algo que se entiende por el nombre pero existe una que generalmente pasamos por alto, la edad biológica. La mayoría de las ligas o torneos deportivos a nivel e infantil se definen por la primera. Sabemos que esto llega a tener un inconveniente; si naces en el primer semestre del año tendrás una ventaja clara sobre los que nacen en el segundo semestre. Un niño de 8 años que nace en Enero está 10.28% más desarrollado que uno que nace en Diciembre; matemáticamente hablando. Un 10% es abismal a esa edad.

La Masia Academy (Escuela del Barcelona), comentó que el 92% de sus jugadores nacieron entre Enero y Julio, sólo el 8% nacieron en la segunda parte del año. 

Dejando atrás la parte cronológica, sabemos que no todos los niños de crecen al mismo ritmo. Hay chicos de 12 años que parecen de 16 o de 8. Esto se debe a la edad biológica. Cuando los deportes no sólo dependen de la edad sino también del peso este factor se vuelve más importante.

¿Mi hijo debe jugar en una categoría donde hay niños más grandes?

Ya que el desarrollo de cada persona es independiente al de los demás, siempre se debe pensar que es lo mejor para cada atleta.

Existen factores no sólo de desarrollo físico sino también emocional y mental; factores como el desarrollo y objetivos de cada fase deportiva.

Antes de los 6 años deben crecer junto a juegos pre-deportivos ya que no tenemos una noción de lo que es competencia. De los 6 a los 12 debemos sentar buenas bases de movilidad y entendimiento sobre MUCHOS deportes. A partir de los 13-14 años entramos a una fase competitiva.

RELACIONADO: 3 beneficios de jugar más de un deporte.

A continuación algunos puntos que se deben considerar, dependiendo de cada caso si el atleta debe jugar con niños más grandes o no. La intención de este blog es proporcionar una guía para que tomes la mejor decisión.

Puntos a considerar que es benéfico subir a un atleta de categoría.

  • El niño está desarrollado (físicamente) por delante de sus compañeros y tiende a confiar en el físico en lugar de la técnica o que ese físico lo hará tener éxito. Este jugador si quiere mejorar debe ser retado por compañeros y oponentes que son igual de físicos. NOTA: este niño puede estar no tan avanzado en habilidades sociales y cognitivas y por lo tanto puede no ser sabio en temas de madurez. El competir contra niños en igual de condiciones le forzará a mejorar en la parte táctica-técnica.
  • El niño está técnicamente y tácticamente por delante de sus compañeros y no se les reta. A este jugador se le debe dar la oportunidad de jugar contra otros jugadores con las misma habilidad técnica de modo que se force a actuar con una mayor velocidad y reacción. NOTA: Si las diferencias físicas cambian el comportamiento del jugador a nivel técnico (tiene miedo o pierde la confianza) es importante revaluar.
  • Cuando un niño comienza a jugar demasiado. A pesar de que podemos pensar que es lo mejor, mantener un numero elevado de juego con alta intensidad puede sobre entrenar (quemar) al jugador. Esto en el largo plazo es perjudicial.

Puntos que NO se deben de considerar para subir a un atleta de categoría.

  • Su mejor amigo está en la categoría de arriba.
  • Su Coach favorito está entrenando a la categoría de arriba (es bueno estar expuesta a muchos entrenadores).
  • Está avanzando en los otros deportes que practica (puede que las habilidades específicas de un deporte todavía no se desarrollan).
  • Sus hermanos(as) siempre jugaron con niños más grandes (no todos somos iguales a pesar de que seamos de la misma familia).
  • Jugó en esa categoría cuando era más pequeño (el desarrollo físico y emocional se presentará antes en sus compañeros).

Comentarios