Siempre que llevas a tus hijos a entrenar o a un juego llevan un para de tenis/tachos/tacos/cleats, uniformes y su equipo de protección (dependiendo del deporte). Así como ellos es importante que tu tengas una caja de herramientas que te ayude a a lidiar con las batallas de todos los días.

Esta caja de herramientas posee 6 aditamentos que no debes olvidar. Deben acompañarte a todos los juegos, torneos y entrenamientos.

RELACIONADO: 15 cosas que tus hijos aprecian y no te han dicho.

Flexibilidad:

¿Como reaccionas cuando tu hijo no entra el tiempo que esperabas que jugara? ¿Qué haces cuando a tu hijo no lo ponen en la posición que querías? ¿Qué piensas cuando el entrenador lleva el juego cómo te lo había dicho? Si no eres capaz de tener flexibilidad con los aspectos del deporte sufrirás de muchos estrés y eso o contagiaras a otros papás y a tus hijos.

Sentido del Humor:

Disfruta el juego. Diviértete con  el deporte que tu hijo ama. Si te la pasas sufriendo y haciendo corajes por las cosas que marcó el arbitro o lo que mandó el entrenador tu fin de semana estará arruinado. Ríete un poco de los errores de los demás.

Gratitud:

Toma un poco de tiempo para agradecerle a los entrenadores, a los árbitros, a los padres que apoyaron  y las personas que ayudan en el juego.

Auto control:

Muerdete la lengua. Cuando quieras gritarle al entrenador, regañar a tu hijos, comparar a tu hijo con los otros niños o echarle la culpa a un jugador de una mala jugada.

Procura no dar indicaciones desde la banca. Sólo terminarás distrayendo a tu hijo y terminará con una terrible confusión entre lo que dices tu y lo que le pide el entrenador.

Objetividad:

Sé realista con la habilidades de tu hijo. Es complicado ya que es tu hijo. Sin embargo, si se te dificulta habla con los entrenadores y con tu hijo.

Enfoque:

¿Cuándo termina un juego que le dices a tu hijo? No olvides que sólo es un juego y que la verdadera magia del deporte está en el largo plazo. Los valores, amistades y lecciones será lo que realmente se quede en tu hijo. No el desempeño que tenga en un juego cuando apenas tiene 10 años.

Comentarios