Coaches ¿Se imaginan si si hubiera una manera de obtener información, comprensión y conexión con todos tus atletas haciendo una simple pregunta? Si la hay, déjame explicarte cómo. Para hacerlo de manera sencilla usaré una historia, seguramente te podrás sentir identificado en algunas partes o en toda. Esta historia le pasó a un colega.

La historia.

Hace unos años, entrenaba a una persona joven talentosa pero inconstante. Lo llamaré Alan. Esta persona era increíblemente inconsistente en su juego y a menudo parecía deprimida. Definitivamente carecía de confianza. Sus amigos decían que no estaba seguro de si seguir jugando o no. Después de probar varias formas de ayudar de la manera en que se creía que era capaz, se reunió con el entrenador.

También te puede interesar: Reglas a seguir al entrenar atletas muy jóvenes.

Pasó los primeros 30 minutos dándole sus pensamientos y sugerencias, pero a medida que divagó una y otra vez, pudo ver que simplemente sus palabras no conectaban.  Aquí estaba, el entrenador con mucha experiencia, ofreciendo años de sabiduría, y no estaban funcionando.

-“Alan, si no sigues mis consejos, realmente no puedo ayudarte. No sé qué más decir “; dijo el entrenador.

-“Son buenos consejos Coach, pero nada de eso me ayuda con mi problema”; respondió ella.

-“¿En serio?”, Exclamó. “Tal vez será mejor si me dijeras cuál es realmente el problema. Porque claramente no estoy ayudando en este momento”; esperó su respuesta.

-“Es mi papá”; dijo. “Siempre que me pones del lado del campo donde está él, me dice qué hacer, dónde estar, cuándo estar ahí, y puedo escucharlo y ver que se enoje más y más conmigo. Creo que juego mucho mejor cuando juego en el lado contrario y lejos de la tribuna. Al menos de esa manera no puedo escucharlo “.

Lo pensó por un segundo y tenía razón. Parecía jugar mejor en el lado del equipo contrario.

-¿Por qué nunca dijiste algo sobre eso antes? Definitivamente puedo ayudarte con tu posición, y lo más importante, puedo ir y hablar con tu papá. ¿Por qué esperaste hasta ahora para decírmelo?”; exclamó.

-“Porque nunca preguntaste”; dijo el con cara seria.

Pensando más a fondo.

Muchos Coaches se frustran o se enojan con sus jugadores por el mal desempeño que pueden tener. Incluso, si se acercan a sus jugadores, intentar resolver el problema sin si quiera conocerlo. Si se quiere ayudar, simplemente se debe hacer una pregunta.

Vamos con un poco de empatía. Si fuerza un jugador:

“¿Qué es lo que les gustaría que tus entrenadores supieran para entrenarte mejor?”

Desde el lado del coach:

“¿Qué es lo que tienes que saber de tu jugador para que pueda rendir mejor?

Estas preguntas lo cambian todo. No solo para los atletas, sino también para nosotros los entrenadores.

Kyle Schwarz; autora del libro “Lo que deseo que mi maestro supiera” escribió un artículo sobre los resultados que encontró al hacer esta pregunta a sus alumnos de tercer grado. Esto permite una conexión más profunda y la habilidad para enseñar a una persona.

Algunas de las respuestas; “Desearía que mi maestra supiera que…”:

  • “Mi padre tiene dos empleos y yo no lo veo mucho”.
  • “No tengo lápices en casa para hacer mi tarea”.
  • “Mi padre fue deportado cuando yo tenía 3 años y que no lo he visto en 6 años”.
  • “Mi familia y yo vivimos en un refugio”.
  • “Soy más inteligente de lo que ella cree que soy”.

Cuanto más sepamos sobre los niños que entrenamos, mejor podremos servirles.

La idea que este ejercicio es que el trabajo con las personas sea mejor. Algunas respuestas que se han encontrado al hacer este mismo ejercicio son:

  • “No me gusta ser el primero en la fila. Normalmente no entiendo cómo hacer las cosas hasta que las veo una vez, y esto hace que me sienta tonto”.
  • “Cuando cometo un error, preferiría que me sacaras y me dijeras como hacerlo antes de gritarme frente a todos”.
  • “Me pongo muy nervioso cuando no estoy jugando bien y mi papá está en el juego porque realmente sólo me regaña en el carro”.
  • “Me gustaría que mi papá fuera al juego, pero me dice que no puede para ahorrar dinero”.

Coaches, cuanto más los jugadores sepan que nos importan, mejor se desempeñara. La mejor manera que he encontrado de conectar con un jugador, es conociéndolo. Dejando que el hable.

Comentarios