Es difícil pensar que cosas tan pequeñas como tender la cama puede mejorar tus desempeño como atleta, tanto en el campo o gimnasio. No significa que debas tender 300 veces tu cama para mejorar; aunque esto haría muy feliz a tus papás. Significa que, encontrar el éxito en actividades ordinarias o aparentemente insignificantes se puede utilizar como trampolín para nuestro crecimiento. Este concepto se conoce como ” pequeñas victorias “.

Decidir participar en un torneo deportivo en lugar de quedarse en casa sin hacer nada o comer de manera saludable en vez de comer frituras; son otros ejemplos. El sentimiento de alegría o logro que acompañan a estas decisiones es lo que te hará practicar mucho mejor y lograr más objetivos.

RELACIONADO: La responsabilidad y privilegio de entrenar niños.

¿Dónde se puede aplicar?

Este concepto puede ser bien entrenado en deportes amateur. Un entrenador es una figura importante de liderazgo y de autoridad; como un padre o madre. A lo largo de las prácticas se puede impulsar esta idea de construir pequeñas victorias. Se puede comenzar con dos atletas compitiendo el uno contra el otro o en dinámicas de equipo de forma lúdica; siempre estableciendo un objetivo y cómo se logrará.

Es importante comenzar con algo sencillo para que todos puedan lograrlo. Igual de importante es reconocerle a cada jugador que lo está haciendo de la forma correcta.

¿Por qué es importante?

El éxito es un poderoso catalizador que puede presentarse los aspectos de la vida. La mente y el cuerpo responden positivamente al éxito y crean un impulso o deseo inherente para obtener más. Es por eso que tender la cama cada mañana o la elección de la comida en el desayuno es tan importante para construir un día exitoso.

Esos pequeños triunfos que ganaste cada mañana pueden ayudar a construir impulso en la escuela/trabajo o en el gimnasio para intentar retos más grandes y ser más ambiciosos en cuanto a lo que buscamos.

Las elecciones que haces a lo largo del día son vitales para el esfuerzo que haces durante el entrenamiento. Ese sentimiento se transfiere al gimnasio, pista o campo. Si estás en en la sincronía correcta puedes intentar hacer más repeticiones, peso o intensidad. Al final tus entrenamientos serán mejores y, eventualmente, verás un progreso sustantivo en tus ​​habilidades.

Las pequeñas victorias son una forma de formar buenos hábitos y ponerte en el camino correcto para lograr tus metas atléticas. Puedes puedes comenzar con tender tu cama cada mañana pero, en poco tiempo, estarás corriendo un poco más después del entrenamiento o intentando un par de tiros más.

Cada victoria es importante para construir el carácter y formar los hábitos positivos que necesitarás para tener éxito.

Comentarios