Como entrenador pensamos que nuestros jugadores en algún momento comenzarán a formar vínculos que durarán toda la vida. Tristemente el acoso o bullying es un problema común y es algo que puede durar mucho tiempo. Entiendo que la convivencia en el deporte puede ser pesada pero existen conductas que deben ser aceptadas y otras que no.

Cuando hablamos de los niños y adolescentes, desarrollar habilidades sociales apropiadas es tan importante como las habilidades atléticas. Así que debes recordar que tus responsabilidades como coach van mucho más allá del juego.

También te puede interesar: Creando una actitud ganadora para tu equipo.

Toma el liderazgo de tu equipo e involucrate con él. Se consciente de lo que sucede entre los jugadores e interviene cuando sea necesario.

Establece reglas.

Cuando inicie la temporada, detalla las expectativas y normas de conducta que se tendrán en el equipo. Es importante que toques los puntos de una mala actitud deportiva (así como especificandola) y el bullying. Considera la posibilidad de poner castigos por mal comporatmiento. Un ejemplo es dejarlo fuera en un partido; esto puede incluir en ocasiones a tu mejor jugador. Una vez más, quieres darles una educación más allá del deporte.

Sé un ejemplo.

Los niños tienden a imitar el comportamiento de los adultos que los rodean. Si un niño crece con un entrenador que todo el tiempo le echa la culpa al árbitro o menosprecia a sus compañeros. ¿Cómo crees que se compartará cuando sea mayor? Si quieres que tus jugadores se comporten de cierta forma, sé el primero en hacerlas. Llega temprano, se apasionado en las practicas, estudia el juego y da lo mejor de tí en todos las prácticas. Lo mas importante, enseña el respeto que a ti te gustaría que tuvieran con tus jugadores.

Alienta las amistades.

Los niños que son nuevos o se comportan diferente son, a menudo, los que mayor bullying reciben. Como entrenador puedes hacer mucho para un niño no se sienta excluido. Planifica actividades grupales fuera de los entrenamientos tradicionales. Uno de mis actividades favoritas es realizar campamentos con actividades de integración. Es cierto que algunos niños se sientan más identificados con algunos compañeros pero el objetivo es que se conozcan bien.

Deja que juegen todos los niños.

Tengamos algo claro, esta no es ina liga profesional. Los niños practican deporte para divertirse, hacer amigo y desarrollar sus habilidades. Si un jugador está todo el tiempo en la banca no se sentirá parte del equipo, sus compañeros sentirán lo mismo y sera más propenso a que lo molesten. Es tu trabajo como Coach hacer que los niños se den cuenta que tienen algo que contribuir al equipo. Puede que no todos serán los más rápidos o fuertes pero tienen algo que dar a los demás.

No te hagas de la vista gorda.

Una vez más, es normal que el ambiente del deporte en ocasiones tenga bromas pesadas. Sin embargo es necesario tener cuidado cuando el tono de las bromas va demasiado lejos. La realidad es que no es tema con el que debas de lidiar solo, también los padres deben estar involucrados. Asegurate que los jugadores te vean coom una figura que los puede ayudar; en una figura en la cuál pueden confiar. Si el problema sigue escalando siempre tendrás que hablaro de frente a todo el equipo.

Ser Coach no sólo se trata de ganar juegos, sino de convertir a los niños en líderes fuertes que hacen lo correcto. Cuando estableces reglas y pones el ejemplo, puede tener un equipo libre de bullying.

 

Comentarios