Hacer ejercicio supone que te hará más fuerte, más saludable y te sentirás mejor. Pero también es una actividad que puede dejarte vulnerable a las lesiones. Trabajarás con peso, a veces en áreas restringidas y estarás llevando tus habilidades al límite. Si no tiene cuidado, podrías sufrir una lesión grave.

También te podría interesar: Ejercicios con un rodillo de espuma para recuperación.

Entonces ¿Cómo debes responder si eso te sucede a ti o a alguien a tu alrededor?

La importancia de la prevención.

Unos cuantos pasos deberán ser suficiente para protegerte de la mayoría de las lesiones:

  • Calienta bien. Antes de comenzar, asegúrate de calentar adecuadamente. Dedica algo de tiempo a dejar que tus músculos se relajen, y gradualmente desarrolla ejercicios más exigentes.
  • Acepta lo que puedas controlar. Si eres nuevo en un programa de entrenamiento, sigue los ejercicios que ya conoces y trata de no excederte más allá de lo que eres capaz. El esfuerzo excesivo es la principal causa de lesiones.
  • Entrena con un ‘spotter’. Si está levantando pesas, trabaja con un ‘spotter’ o compañero. Te ayudará a mantenerte seguro.
  • Usa el equipo correcto. Usa el equipo solo para los fines para los cuales fue diseñado. Si no está seguro de cómo funciona una máquina, pídale a un asistente de gimnasio o alguien con más experiencia que tu que te lo explique.
  • Usa la técnica apropiada. Usa la técnica adecuada en todo, desde correr hasta yoga o levantamiento de pesas. La forma incorrecta te dejará mucho más vulnerable a las lesiones agudas y crónicas.

Lesiones comunes.

Incluso teniendo cuidado, pueden ocurrir lesiones. A continuación algunas lesiones más comunes que ocurren con el ejercicio y cómo tratarlas adecuadamente:

  • Lesiones dentales. Es posible que las lesiones dentales no sean las primeras que pienses. Son más comunes de lo que crees y pueden ocurrir en cualquier deporte o ejercicio; incluso si no es un deporte de contacto tradicional. La mejor manera de prevenir lesiones dentales es usar un protector bucal, pero si ocurre, contacta a un dentista inmediatamente.
  • Conmociones cerebrales. Las conmociones cerebrales pueden ocurrir después recibir un impacto en la cabeza o el cuello. Si has sufrido una conmoción cerebral, hay algunos pasos que debes tomar de inmediato. Detén lo que estás haciendo, evita quedarte dormido y haz que alguien te lleve a un hospital.
  • Ruptura del LCA. Las rupturas del ligamento cruzado anterior ocurren después de un movimiento de torsión repentina. Pueden ocurrir en deportes de equipo. Estos pueden ser tanto por contacto como no. Si crees que estás sufriendo uno, detente, aplica hielo y evita cargar peso sobre esa pierna hasta llegar a un hospital.
  • Rupturas del manguito rotador. El hombro es vulnerable a lesiones como la mayoría de las otras articulaciones. Si se usa incorrectamente, o como parte de interacciones repetitivas y estresantes (como tirar una pelota de béisbol), podría sufrir una rotura del manguito rotador. Al igual que con las roturas de LCA, aplica hielo y evita usar el brazo.
  • Hernias. Una hernia puede ocurrir cuando levantas algo pesado; sucede cuando un órgano o “tripa” sobresale a través del tejido conectivo. Existen muchos tipos diferentes de hernias, pero definitivamente deberás ir al hospital lo antes posible. Algunas hernias requieren cirugía, mientras que otras son tan leves que son prácticamente indetectables.

Si sufres alguna de estas lesiones, no olvides mantener la calma, moverte a un lugar menos congestionado y buscar ayuda de un profesional.

Comentarios