Si queremos hablar de rendimiento atlético es importante entender que la respiración es fundamental. La respiración es el proceso en el cual se inhala oxígeno y se exhala dióxido de carbono. El aire que entra en los pulmones es intercambiado mediante un proceso gaseoso en el cual intervienen los alvéolos y los glóbulos rojos.

Junto con el ejercicio físico constante; el corazón, siendo un músculo a su vez, va a mejorar su capacidad de bombear sangre oxigenada a los órganos y músculos activos durante la práctica. A pesar de que la capacidad pulmonar no se pueda incrementar, dado que es innata, su eficiencia sí podrá mejorar al mejorar los músculos respiratorios.

RELACIONADO: Controla tu respiración al correr.

Te dejamos una serie de ejercicios básicos por parte de Tamara Rial, directora de investigación y desarrollo de Low Pressure Fitness para mejorar nuestro rendimiento atlético:

 

 Automasaje del diafragma.

  1. Con los dedos en el arco costal, realiza una inspiración 
  2. Al Exhalar introduce las yemas por dentro del arco, como si quisieras agarrar tus costillas por debajo
  3. Masajea

Liberación de la musculatura cérvico-costal.

  1. Antes de entrenar coloca una mano de forma longitudinal en el esternón y otra en la nuca
  2. Durante la exhalación empuja el esternón
  3. Tracciona la columna cervical en dirección opuesta

Apertura diafragmática y de la musculatura del hombro.

  1. Acuéstate boca arriba y coloca los brazos encima de tu cabeza en forma de “V”
  2. Haz inspiraciones profundas, llevando el aire hacia el abdomen a la vez que estiras los brazos durante la respiración
  3. En esta posición, realiza una inspiración abriendo las costillas
  4. En la espiración, trata de tener las costillas abiertas, manteniendo el estiramiento y la tracción progresiva de los brazos y las costillas en el ciclo respiratorio.

Referencias: 

Recuperado de Woman’s Health

Comentarios