Se siente bien ser reconocido. Por el contrario, es angustiante sentirse olvidado y aún más si piensas que tu hijo ha sido ignorado.

La necesidad de reconocimiento es una necesidad muy real. Saber que has contribuido con algo de valor y luego no ser reconocido, nos deja descontentos y consternados. He presenciado situaciones en las que la gente se siento poco apreciada.

Recientemente, hablé con un padre acerca de su hijo de 10 años. El papá me dijo que al hijo le estaba yendo bien y que le gustaba jugar en el equipo en el que está. Me contó sobre el juego de la semana anterior y cómo su hijo jugó excelente. El papá estaba muy orgulloso de los logros de su hijo esa semana, pero estaba extremadamente agitado por otra cosa. Su hijo no recibió ningún reconocimiento por su contribución al triunfo.

Una historia donde un padre fue lejos.

Escuché al padre mientras explicaba en detalle el juego del hijo y cómo se merecía la mayor distinción. El padre estaba desconcertado, quería hablar con el entrenador de su consternación.

También te puede interesar: ¿Debe un niño empezar un deporte desde pequeño?

Me dijo que el entrenador habló a todos los jugadores después del partido sobre sus deseos que todos sepan que jugar en defensa u ofensa. Esta persona, sin embargo, no podía ver el mensaje que buscaba transmitir el entrenador.

Le comenté que a veces se puede perder el objetivo con los niños en el deporte; el cual es divertirse. Su hijo tiene solo 10 años y todo lo que puede obtener al final de la temporada es un pedazo de plástico que se olvidará rápidamente, se romperá o se perderá. Al hijo no le interesaba nada de lo que hablaba el padre. Sólo quería jugar con sus amigos.

Si hubiera confrontado al entrenador, probablemente sólo haría una división entre él y la persona que entrena a su hijo por el resto de la temporada.

La realidad es que el niño es un gran atleta y la mayoría de los padres lo reconocen como tal. Todos los que conforman el equipo saben la importancia de que juegue con ellos. Además es un gran compañero de equipo y se divierte haciéndolo.

Recuerda lo siguiente.

Un buen entrenador (incluso uno promedio) reconocerá a los jugadores de calidad en su equipo. Además, reconocerán las pequeñas cosas que hace un atleta joven que la mayoría no ve.

Ejemplos de pequeñas cosas que la mayoría no ve:

  • Escuchó más atentamente esta semana.
  • Puso en práctica lo que aprendió en el entrenamiento.
  • Se levantó rápido después de cometer un error en lugar de enojarse.
  • Alentó a sus compañeros de equipo.

Es importante para nosotros ver las pequeñas cosas que importan en nuestros hijos y reconocer esos atributos.

Comentarios