Proporcionarles fortaleza y acondicionamiento de calidad a diferentes deportes es un desafío enorme. Los departamentos deportivos hacen malabares con presupuestos, recursos y prioridades en un esfuerzo por ayudar a sus alumnos a tener éxito en el aula como en el campo. Desafortunadamente, a menudo se opta por una planeación uniforma para todos los deportes.

También te puede interesar: Cómo manejar una lesión durante el entrenamiento.

Un enfoque uniforme no es la mejor manera de ayudar a los atletas a rendir mejor y mantenerse sanos. Debemos preguntarnos cómo podemos adaptar nuestra estrategia para ver más allá de uno o dos grandes deportes; y en su lugar abordar las necesidades de cada atleta. Después de todo, no entrenarías a un atleta de Tenis como un jugador de Basquetbol.

La forma más segura y efectiva de prepararse para un deporte es entrenar de manera apropiada y específica para ese deporte.

Diferentes objetivos de rendimiento.

Los rasgos de rendimiento atlético que se deben priorizar en la fuerza y ​​el acondicionamiento de un deporte son diferentes de los demás. Todos los atletas se benefician de construir una base de fuerza general y capacidad de trabajo. Por lo que verás sentadillas en el programa para casi todos los deportes. Cuando se trata de cualidades de fuerza y ​​movimiento específicos del deporte; lo que funciona para un deporte puede no funcionar para otros deportes. Algunos necesitarán mayor resistencia muscular, fuerza de rotación o potencia.

Mira la duración y la velocidad de juego en un partido de Rugby Sevens en comparación con una carrera de 800 metros, o un partido de béisbol en comparación con un partido de fútbol de 90 minutos. Los requisitos son diferentes para cada atleta.

Patrones de movimiento diferentes.

Cada deporte tiene sus propios patrones de movimiento. Los movimientos principales pueden ser correr, cortar, saltar, bloquear, empujar y brincar. Un programa de fuerza y ​​acondicionamiento diseñado adecuadamente, debe ayudar a que los atletas realicen estos movimientos. Ahora, si pensamos en natación estilo libre, por ejemplo, los movimientos serán distintos.

El acondicionamiento debe estar dirigida a las acciones motoras específicas requeridas en cada deporte. Y de nuevo, mientras que los atletas de todos los deportes se benefician del desarrollo de una base de fuerza física general, un programa diseñado adecuadamente entrenará los patrones de movimiento específicos del deporte.

 

Comentarios