Cuando las personas piensan en cómo correr más rápido, vienen a la mente ejercicios o incluso comprar unos tenis nuevos. Ambas cosas pueden ayudar pero hay un potenciador de la velocidad del que rara vez se habla; estar relajado.

La razón por la cual es difícil estar relajado es que no es “normal” mientas intentas correr más rápido. Hemos sembrado en nuestras mentes que esforzarse produce un mejor resultado. Este no siempre es el caso de los sprints. Aquí hay 5 consejos que pueden ayudarte a relajarte y correr más rápido.

Relaja tu cara.

Uno de los primeros lugares para saber si estás relajado o no, es tu cara. Si tienes apretada la cara, esa tensión llega hasta el cuello, tus manos y el resto de tu cuerpo. Puede restringir la acción de tus brazos y cansarlos más rápido.

También te puede interesar: Ejercicios para aumentar la velocidad y explosividad.

Si puedes mover los labios o hacer muecas al correr, estas en el nivel indicado de relajación. Si logras estar así, la tensión en tu cara y cuello habrá desaparecido.

Te sentirás raro haciendo esto por primera vez, porque te parecerá que no estás esforzándote lo suficiente y por lo tanto, corriendo lento.

Mantén las manos abiertas.

Otra forma de correr más rápido a través de la relajación es abrir las manos. Muchos atletas corren con los puños cerrados, lo que no es óptimo. Los puños cerrados crean tensión a través de brazos y hombros. Si observas el final de una carrera de 400, normalmente verás que el ganador es el que está más relajado en la recta final.

Forzar el sprint puede aumentar su riesgo de lesiones.

Mantén los hombros abajo.

Elevar los hombros hacia los oídos es uno de los errores más perjudiciales que puedes cometer al tratar de correr rápido.

Cuando levantas los hombros, no permite el movimiento libre de los brazos. Los resultados son una mayor tensión y tiempos de carrera más lentos. Algunos atletas corren de esta manera tan a menudo que se han acostumbrado y no tienen ni idea de cuánto les podría estar perjudicando. Cuando te centras en el sprint, quieres tener los hombros completamente relajados.

 

 

Juntando la información.

Muchos de estos consejos se pueden lograr respirando adecuadamente.  El correr rápido está relacionado con tus emociones y el estrés. Si estás en el medio de un sprint sólo necesitas una respiración controlada.

Cuando exhalas rápidamente, podrás relajar la cara, dejar abajo los hombros y concentrarte en la técnica, todo en un solo paso. En una carrera, no tendrás tiempo para hacer todas esas cosas una por una. El objetivo es practicar tu respiración durante el entrenamiento y acostumbrarse a la sensación. Hacer esto aumentará mantendrá tu concentración.

Estás luchando por centésimas de segundo y la relajación estratégica puede ayudarte a obtener ventaja.

Comentarios