Cuando terminas una sesión de entrenamiento con mucha intensidad, incluso una competencia, se recomienda descansar. La recomendación es descansar entre 24 a 48 horas. Pero ¿Esto es suficiente? la verdad es que no. Muchas veces estos periodos de recuperación se entienden como estar acostados y comer cuanta porquería podemos.

La recuperación es algo que seguido se pasa por alto. Y es que muchos atletas no conocen la importancia de recuperarse en el rendimiento atlético. Nuestro cuerpo debe recuperarse completamente del desgate que tiene.

También te puede interesar: Cómo regresar de una lesión en el deporte.

Una forma de explicar esto es con el ejemplo de un banco. Entrenar es como si sacaras dinero de tu cuenta y descansar es abonar dinero en la misma. No sólo puedes estar sacando porque tus ahorros se terminarán.

A continuación algunos consejos para mejorar tu recuperación:

Mantente en movimiento.

Tener una buena movilidad no sólo se traduce en mejor rendimiento deportivo sino en una mejor salud. Si sólo vas al gimnasio o a entrenamientos técnicos/tácticos sin hacer trabajos de movilidad, eventualmente tendrás problemas para levantarte de la silla o el sillón.

La movilidad no sólo debe identificarse con la elasticidad. Existen articulaciones como la cadera o los tobillos que deben moverse para que puedas ejecutar movimientos básicos. Algunos de ellos es hacer una sentadilla, correr, saltar, lanzar, etc.

Recuerda que la elasticidad se desarrolla en los músculso mientras que la flexibilidad se encuentra en las articulaciones. Estas dos habilidades junto con el equilibrio y la coordinación forman nuestra movilidad.

La mayoría de las lesiones ocurren cuando varias articulaciones se encuentran en un movimiento y no soportan el estrés al cuál se somenten. Es por eso la movilidad es importante no sólo para los atletas.

Llena el tanque.

A todo el mundo le encanta comer. Muchas veces nos encontramos atrapados en nuestras ocupadas vidas y nos olvidamos de comer. Esto sin saber que no hacer una comida puede tener un efecto perjudicial en nuestro rendimiento. Cuando comes el cuerpo almacena glucogeno en los músculos y en el hígado; los cuales serán ocupados despues en el entrenamiento.

Si no comes en los periodos cercanos al entrenamiento tus niveles de fatiga serán mauyores; lo que incrementa la posibilidad de lesionarse.

Piensa en tu cuerpo como un auto ultimo modelo capaza de correr a increíbles velocidad. Bueno esto no pasará si le das gasolina de mala calidad.

No olvides que tomar agua también juega un papel super importante. Nuestro cuerpo esta constituido principalmente por agua y la perdemos en cosas como respirar.

Duerme.

Lo creas o no, el sueño es uno de los factores más influyentes en el rendimiento. Puedes pensar que nada sucede mientras duermes pero durante las horas de sueño se realiza el trabajo de recuperación. Estudios han revelado que dormir poco te lleva a un mal desempeño, motivación reducida, falta de concentración y se aumenta la percepción del esfuerzo y el dolor.

Mientras duermes tu cuerpo produce hormonas y se prepara para tu siguiente sesión de entrenamiento.

Procura apagar tu celular cuando estés cerca de la hora de dormir, incluso, si necesitas una siesta puede tomarla.

Comentarios