Todos hemos escuchado la teoría de que el entrenamiento de fuerza para los niños más pequeños obstaculizará su crecimiento y, en última instancia, obstaculizará su desarrollo atlético. Esto ha llevado a los padres a retener a su hijo de una capacitación específica en un esfuerzo por aumentar su potencial de rendimiento. Aunque ciertamente hay ejercicios que tienen un estándar de edad y fuerza, todavía hay muchas cosas que los niños pequeños pueden hacer para volverse más rápidos y más fuertes.

También te puede interesar: 4 razones para andar en la línea lateral durante partidos.

¿Qué edad tienen estos “niños más pequeños” de los que estamos hablando?

Hablamos del grupo de edad de 7 a 10 años.

A esa edad, los niños son tan moldeables. Esto es cuando pueden desarrollar tendencias buenas o malas, y es por eso que deben estar expuestos a patrones de movimiento eficientes semanalmente. Tienen una gran oportunidad para desarrollar los tres pilares que son la base de cualquier buen atleta. Esos pilares son conocimiento espacial, coordinación y fuerza. A continuación algunas reglas para llevar esto a cabo.

Yendo al fondo.

La meta #1 mientras entrenamos a los niños en este grupo de edad es hacerlo divertido. Necesitan asociar el entrenamiento con diversión o de lo contrario será una lucha para mantener su atención. El entrenamiento excesivo es la razón principal por la cual los jóvenes abandonan los deportes antes de la adolescencia. Mantener las cosas divertidas es la mejor manera de combatir eso. Deben colocarse en situaciones en las que ni siquiera saben que están entrenando. Usar juegos como  “correr obstáculos” son maneras divertidas y fáciles de ubicar a los niños en situaciones divertidas en las que están desarrollando esos pilares esenciales; particularmente la conciencia espacial y la coordinación.

Cuando se trata de trabajo de fuerza, menos es más. No hay ninguna razón para pensar excesivamente o hacer demasiado entrenamiento de fuerza a esa edad. Solo necesitan saber hacer una sentadilla (con su peso) , cargar cosas y planchas o variaciones de lagartijas.

Cómo hacerlo.

Repito, puedes poner a tus atletas a hacer sentadillas o ‘step-ups’ con su propio peso y será suficiente. Si hay un niño que esté más desarrollado puedes optar pos un balón medicinal liviano. Para cargar cosas simplemente es que lleven cosas de un lugar a otros. Una excelente dinámica es que hagas dos equipos y la misión de cada uno es mover las cosas. La recomendación es una pequeña pesa (arena dentro) o balones medicinales nuevamente.

A los niños les gusta competir y puedes usar esto a tu favor. Rétalos para ver quien aguanta más tiempo en la posición de lagartijas. Aplica la misma dinámica para ver quien baja más lento. Se ha encontrado que, por la naturaleza del ejercicio, es una gran combinación para el desarrollo de la parte superior del cuerpo, core y la parte inferior.

Hay una gran oportunidad para comenzar a desarrollar la base de un buen atleta y eso debe aprovecharse. Mantener las cosas simples, divertidas y seguras siempre es un enfoque inteligente.

Comentarios