Entrenar a jóvenes atletas puede ser una de las coas más gratificantes pero al mismo tiempo puede ser complicado. Especialmente si tienes el enfoque de “a mi manera o te vas”. Tener un plan es primordial para ser un entrenador eficaz. Como preparadores, nuestro trabajo es ante todo, la prevención de lesiones. Con eso en mente, es importante mantener abiertas las líneas de comunicación con los atletas con los que trabajamos.

También te puede interesar: La importancia del equilibrio en las rutinas.

El estudiante atleta moderno tiene mucho con que lidiar.

  • Múltiples deportes para jugar.
  • Entrenamiento fuera de temporada.
  • Proyectos escolares.
  • Tensiones sociales.

Y sin importar la etapa del año tienen deberes que cumplir. Es nuestro trabajo conocer a nuestros atletas para ayudarlos a mejorar.

Estos son solo algunos ejemplos de por qué ser flexibles con la planeación es algo que tiene que tener todo entrenador. De nuevo, tener un plan no es negociable. Simplemente tener un plan te pondrá por delante de muchos otros entrenadores. Pero lo que separa a los buenos entrenadores de los grandes es la capacidad de adaptarse sobre la marcha.

 

Con esto en mente, aquí hay tips que puedes hacer.

Utiliza lo opuesto.

Supongamos que el plan original era entrenar empujes para el tronco superior y movimientos de jalar para la parte inferior. No puedes llevarlo a cabo porque tus atletas están quemados del pecho y los isquitibiales.

¿Qué puedes hacer? Cámbialos por un trabajo en los músculos antagonistas. Modifica la rutina para que jalen en el trono superior y empujen en la parte inferior.

También deja un tiempo extra para la parte de la regeneración.

Las sesiones de regeneración también son entrenamiento.

Ahora pensemos que el día de hoy tocaba una rutina fuerte para las piernas. Sin embargo tus atletas decidieron echar la cascarita o el tocho (más de tres partidos) y no pueden mover las piernas.

¿Qué haces en esta situación?

Tal ves optar por el rodillo de espuma, entrenamiento aeróbico u otras técnicas de recuperación sean beneficiosas. Esto no significa que no deban de ponerle empeño a la sesión del día. Ya que si no se trabaja de forma correcta sólo se perderá el día.

 

 

La escuela influirá en el entrenamiento.

Muchos atletas, aunque estén en exámenes quieren ir a entrenar. Podrás notar su cansancio y el desgaste que están teniendo por la escuela.

¿Cómo lidiar con esto?

Concéntrate en algo que sabes que ellos disfrutarán. En el caso de los hombres puede ser algo como trabajar los brazos. Para las mujeres puede ser piernas. El enfoque esta en que la sangre fluya y no en agotar los músculos.

Comentarios