La vida de un atleta incluye una rutina estricta; entrenamientos, reuniones de equipo, comidas y planes de recuperación. Cada minuto de cada día está dedicado a una cosa: mantenerse en la cima del rendimiento. Ahora ¿Qué sucede cuando es momento del retiro?. Si bien suena a otra etapa, la transición puede tener sus desafíos.

Probablemente pienses que hay problemas exclusivos tuyos pero también los tienen otros atletas.

“Estaba pasando por muchos cambios porque realmente no entendía cómo cuidarme a mí mismo. Cómo comer para mantenerme saludable después del fútbol, ​​o dónde ir para descubrir qué vendría después”.

Comenta Hannibal Navies; ex linebacker de la NFL y director de participación y alcance de The Trust.

Convertirse en un atleta es un sueño para mucho pero rara vez es una carrera de por vida. Esto no significa que después de competir ya no hagas nada de ejercicio.

No entrenes para ser el más fuerte o el más rápido. Entrena para una vida de calidad.

Entrena para vivir.

Los atletas a veces tienen dificultades para comprender la necesidad de volver a entrenar sus cuerpos para la salud cotidiana. Los entrenamientos que solían incluir ciertas rutinas, sprints o ejercicios de agilidad ahora deberán enfocarse en el movimiento funcional; el aumento de flexibilidad y reducir el dolor.

También te puede interesar: Porque es bueno regular tus entrenamientos de fuerza.

Después de una vida competitiva, los atletas se ven obligados a ajustar su modo de pensar en la vida cotidiana. Ya no se trata de cargar una gran cantidad de peso. Se trata de moverte para tu trabajo o recoger a tus hijos.

Para algunos atletas retirados, entrenar es una palabra extraña porque piensan en el nivel de entrenamientos que hicieron en el pasado. También llega a ser complicado para las personas que tienen un historial de lesiones.

obtenida de Exos

 

Las mismas características que hacen atletas exitosos, pueden aprovecharse fuera del campo.

Encuentra éxito fuera del campo.

Una carrera profesional es una necesidad. Aplica la misma pasión y ética de trabajo en el mundo corporativo. Forma parte de un equipo corporativo en lugar de un equipo de fútbol. Ahí todos trabajan para alcanzar los mismos objetivos y todos tienen que tener éxito como individuos para tener éxito como equipo.

 

 

Come para la vida.

Lo que pasa con el retiro es que el cuerpo pasará la factura. Lleva tiempo hacer el ajustes al forma de comer para alcanzar una vida diaria saludable. Debemos reeducarnos con ayuda del nutriologo para comprender de nuevas proporciones con las que nos alimentaremos.

Sigue avanzando.

Tomar la decisión de retirarse puede ser una montaña rusa de emociones. Desde decidir cuándo es el momento adecuado para dejar de jugar hasta que pasas tiempo fuera del campo. Pero una vez que se toma la decisión, es hora de establecer un plan para la vida después del deporte.

Desde terapia física y nutricional hasta aprender nuevas formas de competir y seguir sintiéndote bien, los jugadores retirados deben aprender.

Si bien la experiencia de cada atleta será diferente, la importancia mantenerte involucrado con amigos, familiares y ex compañeros de equipo es mucha. Tienes que seguir moviéndote. Mantén tu mente y tu cuerpo en movimiento. Puede que no sepas lo que quieres hacer o el camino que tomarás pero tienes que seguir moviéndote.

Comentarios