Algo que muchas veces se pasa por alto, sobre todo en los deportes infantiles y juveniles es, establecer metas, filosofía y valores de equipo. ¿Por qué es importante? Recordemos que el deporte amateur busca formar personas integras. Si no se dejan de manera clara (sobre todo en los niños) verás como los jugadores sólo repiten las cosas sin darle algún sentido. En el largo plazo ninguno de ellos logrará usar todas las herramientas y valores que te da el deporte en su vida cotidiana.

Esto no es algo de que espantarse, he visto inclusive entrenadores que hablan de la disciplina y llegan tarde a los entrenamientos. Definir de manera precisa dará la pauta para que todos lo integrantes (papás, entrenadores e hijos) estén enfocado hacia lo que es el equipo.

RELACIONADO: La responsabilidad y privilegio de entrenar niños.

Desafortunadamente en algunos equipos están más ocupados pensando sobre comprar uniformes, las reuniones de los papás o las jugadas que se de deben usar el día del juego.

Si queremos que los jugadores aprendan de responsabilidad, los entrenadores deben explicar lo que es y que ese valor se viva en todas las prácticas. Ahora, sin ayuda de los padres esto será inútil. Pongamos otro ejemplo, si un valor clave es la puntualidad y los padres del jugador/jugadora no llegan a tiempo nunca se desarrollará esta cualidad.

Aquí pongo algunos valores que en mi opinión deben estar en cualquier equipo:

Excelencia.

Hay que animar y motivar a cada jugar a hacer siempre lo mejor que pueda mientras continua aprendiendo y domina los fundamentos del deporte. Esto no sólo en la parte deportiva, sino en todas las áreas de la vida:

  • Mantener limpias y organizadas tus cosas.
  • Estudiar y subir las calificaciones.
  • Ayudar en casa.
  • Ser un buen hermano/hijo/amigo.

Reconocer el talento de cada individuo.

Todas las personas son buenas para algo. Es trabajo de los entrenadores y de los padres descubrir para cual. Colocar a un niño(a) en un ambiente donde podrá destacar no sólo mejorará su confianza como atleta, también lo hará como persona.

Celebrar cada victoria.

Grande o pequeña siempre hay victorias en las cosas que hacemos. No te enfoques en los datos de campeonato o de records. Cuando un atleta es joven necesita de ánimos para seguir adelante. Cada vez que un niño o adolescente haga las cosas bien, asegúrate de reconocerlo.

Liderazgo.

No se trata simplemente de hacer buenos atletas, sino líderes. Muchos de los jugadores no vivirán del deporte pero pueden ser marcados de por vida de forma positiva gracias al deporte. Si eres entrenador asegúrate de darle lo mejor a tus jugadores, ellos siempre te escucharán y creerán en ti.

Diversión.

A veces se pierde el hacer un deporte diversión entre tanta presión. Las practicas y los juegos son intensos pero no deben dejar de ser divertidos y hacerte feliz.

Y tú… ¿Cuáles crees que faltan?

Comentarios